jueves, 29 de septiembre de 2016

¿Invertimos en Wall Street, sí o no?

Wall Street ha batido a los mercados desarrollados y a los emergentes durante la última década. Sólo desde 2013, el índice S&P 500 ha ganado un 30% más que la renta variable mundial (representada por el índice MSCI AC World) por rentabilidad total. Y este comportamiento se ha producido con una volatilidad más baja que el resto de mercados. En el periodo posterior a la crisis, las acciones estadounidenses registraron una volatilidad en forma de pérdidas de valor más baja (y en descenso) que otros mercados desarrollados. Ello se debe en parte a que Estados Unidos se caracteriza por un entorno político relativamente seguro comparado con Europa, que se ha visto golpeada en varias ocasiones por problemas de deuda pública y otras incertidumbres relacionadas con la viabilidad del proyecto europeo. La pregunta que se hacen ahora los inversores es si es momento de seguir apostando por este mercado o de plegar velas. Fidelity da argumentos a favor de la bolsa americana y los obstáculos con los que este mercado se podría encontrar, lo que permite al inversor hacer su propia valoración antes de tomar una decisión.


Los siete argumentos de Fidelity a favor de la renta variable americana…
1. La política monetaria estadounidense sigue siendo muy expansiva para estimular el crecimiento, mientras que el consumo, responsable de aproximadamente el 70% del PIB, sigue encontrando apoyo en la fortaleza del mercado laboral y la vivienda.
2. Las valoraciones de las acciones estadounidenses están por encima de las medias históricas, pero se encuentran relativamente baratas frente a los bonos.
3. A pesar de las revisiones estacionales a la baja, los beneficios de las empresas estadounidenses no han dejado de crecer.
4. Los balances de las empresas de Estados Unidos están saneados y tienen sustanciosas reservas de liquidez.
5. Tras décadas de falta de inversión en infraestructuras, el gasto probablemente aumente, lo que podría impulsar el crecimiento.
6. Los motores estructurales de Estados Unidos no han perdido fuerza: énfasis en la innovación, entorno empresarial muy favorable, independencia energética gracias a la producción de hidrocarburos de esquisto y perfil demográfico relativamente sólido.
… y los seis obstáculos que podría encontrarse este mercado
1. Se mantiene la volatilidad bursátil en torno a las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.
2. La fortaleza del dólar, con la consiguiente probabilidad de incrementos moderados de los tipos de interés en el futuro.
3. Los márgenes de las empresas estadounidenses rondan máximos de 40 años en algunos sectores.
4. Las tensiones del mercado laboral de Estados Unidos elevan la presión de los salarios sobre los beneficios empresariales.
5. Los bajos precios del petróleo amenazan la inversión y los beneficios en el sector energético estadounidense.
6. La cobertura informativa negativa sobre los precios de los medicamentos en Estados Unidos está generando volatilidad en el sector sanitario.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m