martes, 8 de noviembre de 2016

Brasil hoy

Ya les he hablado de una lectora que reside en Brasil. Hace unos días me remitió el siguiente mail, un texto que, obviamente, va sobre la actual situación.
“Esto es lo que siento yo y parte de la gente en Brasil. Que todo es igual y imparable. Lo que se ve ahora, después de 2 años de crisis politica y econômica es que al final lo pagará el Pueblo. No el 1%, 5% máximo de la classe top del país. Esta parece festiva, deseando creer que porque se sacó a Dilma de la presidência el Brasil se cambiará en una grande Miami (esta gente les encanta salir de compras e ir a Disney, muchísimo más que conocer los sítios culturales del mundo....). Después de 2 años la cuenta es la siguiente:
- Ahora que DIlma se fue, los periódicos amenizam el discurso. El ódio ya no está en la primera página, ni los brados contra mala gestión o corrupción. Ahora los periódicos hablan de pacto por la estabilidade, hablan de pensar en el futuro. Ningún, ZERO, ningún gran cambio en el sistema de gobernanza há sido propuesto o implementado. Nada.


- El "nuevo" gobierno está formado por gente que sigue en el mando en Brasilia hace 30 años.
- El "nuevo" gobierno dice bien alto que la prioridade y la urgência está en cambiar la legislación del trabajo y, vaya, las reglas del sistema de pensiones. El discurso importado de Europa, como si Brasil tuviera algun día el sistema de well fare de Europa. Entonces se habla que hay que "modernizar" las reglas del contrato de trabajo y que la gente vive mucho entonces que solamente se jubile con 65 años. Con previsión de otra reforma para que esta edad de jubilación suba para los 70 años.
Para explicar a los que no saben, gran parte de la población de Brasil empieza a trabajar con 16 años, cobrando entre 1 y 3 salários mínimos y empleado en trabajos más operacionales. Sus condiciones de vida son duras, no hay regalo. Pues, que esta gente tenga contratos "modernizados" va en la linea do "Yo por menos" para que se tenga salários más bajos y más flexibilidade para demisiones. Y esta misma gente a tener que trabajar hasta los 65-70 años porque de acuerdo, las cuentas no cuadran y no se les puede pagar 1 misero salario mínimo de jubilación en el futuro....
Mientras este tema es ahora la prioridad y urgência del gobierno del presidente Temer  la corrupción no es prioridad. Toda una propuesta de reforma del sistema político está parada y pidió que haya más discusión. (2 dias después de depor a Dilma el Senado aprobó una nueva ley. Sabe lo que dice? Pues....transforma en acto 100% lícito el famoso "crime de responsabilidad" por lo qual la ex-presidente ha sido condenada. Las manobras contables que hizo esta señora ahora son todas legales para permitir que todos los gobiernos federales y estatales que las pratican no sean amenazados).
Y donde está la gente? Por que no vemos el millón de camisetas amarillas en las manifestaciones? Pues porque no hay la mídia por detrás, no hay la manipulación que antes habia para mover la classe media a apoyar el gran teatro que se formó.
Sin embargo, a pesar de que las revoluciones ya no están de moda, a la medida que este nuevo-viejo gobierno enseña más y más su cara vemos que puntos de tensión siguen vivos y que aún mucho irá passar.
Este investigador Ricardo Antunes hace un análisis en la línea del Fin del Trabajo del cual tanto hablas: que todas las reformas propuestas llevan la precarización del trabajo. Que volvemos al passado. Que el trabajo se torno una commoditie y que a cada dia miles y miles de personas se verán forzadas a soportar condicones de trabajo casi del início de la revolución industrial.
Este es el nuevo Brasil que desperto después de la era dorada.
Mucho peor que España 2.0.  Mucho peor...”
Leyendo esto uno se pregunta si será verdad eso que se dice que existen ‘países condenados’.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m