viernes, 26 de febrero de 2016

Emigración a Francia

Hace unos días recibí un mail. 
“(…) Siempre hay quien dice que el pueblo (en sentido amplio ) no está preparado para conocer ciertas cosas aunque, en realidad, las sufrimos todos los días.
Por cierto, soy uno de esos parados que ya no está en las estadísticas de España porque he encontrado trabajo en Francia, en (nombre de una localidad francesa).  Para nuestros gobernantes soy uno más de esos que computan como "movilidad exterior". Podría decirse que estoy estudiando un master en conducción de transporte público para luego volver a mi ciudad natal (nombre de una ciudad española) y compartir todo lo que haya aprendido fuera.
La realidad es que a mis 50 años he encontrado la que, probablemente, sea mi última oportunidad laboral al norte de los Pirineos porque en una ciudad tan abierta como (nombre de la ciudad española referida) no había nada para mi. Mi experiencia laboral y mi conocimiento de lenguas extranjeras (francés - alto e inglés - medio ) no ha servido de mucho en España pero sí ha sido valorada en Francia. ¿Acaso los galos se han vuelto locos?”


Mi respuesta:
“Sobre su marcha al extranjera: que quede claro que Ud. es un emigrante. Toda la caída del paro que se produjo en España en el 2015, toda, se debió a la reducción que experimentó la población activa, en parte por la emigración, en parte porque personas desempleadas abandonaron el mercado de trabajo al no encontrar trabajo alguno a pesar de buscarlo. Y el 85% del empleo que se creó fue temporal y a tiempo parcial. O sea que …
Pues no, los franceses no se han vuelto locos, lo que sucede es que la tasa de desempleo en Francia es del 10,5% (y M. Hollande la considera ‘insoportable’; ¿qué debe pensar de la de España?) por lo que tiene lógica que haya tenido Ud. oportunidades que en (nombre de la ciudad española citada) no ha tenido. Y lo de saber idiomas, si, es esencial, pero para que sea un activo tangible el saber idiomas ha de haber demanda de trabajo para personas que sepan idiomas: si no la hay de nada sirve que la oferta de trabajo sepa muchos idiomas.
¿Volver? Sinceramente no sé si volverá a no ser que tenga aquí algo que le atraiga, que le llame: no veo que las cosas vayan a cambiar tanto como para que dentro de unos años vaya a tener una oferta de empleo que no tuvo cuando decidió irse. Y tampoco veo que en Francia vayan a degradarse tanto las cosas que le lleven a perder el empleo que ahora tiene. Además es Ud. europeo del Oeste, y sabe francés.
Y respecto a lo que dice sobre la preparación de la ciudadanía para entender la realidad, me recuerda a lo que se decía durante el franquismo en el sentido de que el pueblo español no estaba preparado para la democracia. Es cierto que en economía hay conceptos complejos, pero le aseguro que utilizando el lenguaje apropiado y los razonamientos propicios cualquier cosa puede ser explicada de modo que sea entendida; en consecuencia …”
Pues eso.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m