lunes, 18 de abril de 2016

Las noticias de la muerte de Europa son exageradas

Si introduces en Google "Colapso de la Unión Europea" (en inglés) se obtienen 33,2 millones de resultados. Los profetas advierten que la ansiedad económica, las hordas de refugiados, el terrorismo, populismo, las vallas fronterizas, el resentimiento anti-alemán, el distanciamiento británico, la beligerancia rusa e indiferencia americana - la lista de fatalidades continúa - astillará la UE en bloques regionales más pequeños o, en el extremo, en 28 naciones sin ataduras.
Hay gérmenes de verdad en estas historias que vaticinan el final de la UE: Gran Bretaña podría votar a favor de su salida en junio, otro crash podría impulsar sacar a Grecia fuera del euro, y el resentimiento acumulado podría extender el sentimiento antieuropeo en Alemania, el eje central del bloque de 500 millones de personas y hasta ahora el guardián del sistema.

“A menudo, sin embargo, las profecías dicen más acerca del afán vidente de los medios y su enamoramiento con la negatividad”, señala James G Neuger en Bloomberg. “Las grandes casas de análisis, que normalmente manejan de múltiples escenarios - la mayoría tienen tres, y un ejercicio reciente de la agencia de gestión de fronteras de la UE imaginó hasta siete futuros alternativos - se encuentran debidamente obligadas a incluir el apocalipsis como una opción.

Roubini Global Economics da una probabilidad del 40 por ciento a que la UE no sobrevivirá a su forma actual en 2025. Pero también atribuye un 40 por ciento de probabilidades a una perpetuación de la confusión dentro de la UE y un 20 por ciento de posibilidades de un bloque más unido, centrado alrededor de una zona euro fiscalmente integrada.

Brunello Rosa, el autor principal de la previsión de Roubini, dijo que no se especializa en un pensamiento de "fatalidad y pesimismo", a pesar de que ve un riesgo creciente de crash como la salida británica, el sellado de algunas fronteras internas, una crisis de liderazgo alemán o un fracaso del Banco central Europeo para reanimar la economía del euro.

"No es una cuestión de que todo vaya  a pasar por el desagüe", dijo Rosa. "Es describir específicamente los canales que podrían conducir a que la UE sea en primer lugar cada vez menos funcional, y al ser menos funcional pueda llegar la desintegración''.

El problema con las predicciones de la atomización es que requieren que no uno, sino los 28 países de la UE se separen de la unión, y todos los 19 países que comparten el euro vuelvan a sus monedas nacionales. Incluso la mayoría de los detractores más acérrimos de la UE no esperan eso. Una vez unidos, los estados-nación recién desconectados tendrían que encontrar una manera de organizar las relaciones en un continente que genera un producto interior bruto de alrededor de 17 de billones de dólares, algo por debajo de los EE.UU.

Es lógico pensar que darán con algo parecido a la actual UE, que a pesar de su embotellamiento, es mejor que las alternativas que ha vivido la fragmentada Europa del pasado.

Esto deja abierta la posibilidad de lo que Mark Fleming-Williams, analista de Stratfor, una consultora de riesgo político con sede en Austin, Texas, llama una "UE fantasma" que está bien en la forma pero no en la función. Se prevé un cincelado gradual a lo largo de la próxima década alrededor de un núcleo duro anclado por Alemania y Francia, con diferentes lazos a los bloques de los países escandinavos, el noreste de Europa y Europa Central. El Reino Unido (suponiendo que se mantenga, que no es un hecho) e Irlanda formaría un tándem, al igual que España y Portugal.

A pesar de todo, dijo Fleming-Williams, el núcleo de la UE Alemania-Francia perdurará. "Hay razones geopolíticas por las qué Alemania y Francia deben permanecer unidas - y las razones geopolíticas son tres guerras en 70 años antes de 1945," dijo.

La futurología no es sólo un entretenimiento del sector privado. Varios investigadores de la UE hicieron lo mismo, con resultados que van desde el Armageddon al Nirvana.

En marzo, mientras los líderes de la UE estudiaron otorgar más poderes a la unión para responder a la ola de refugiados, la agencia Frontex entró en escena. Su peor escenario, "Deserción", prevé una contracción de la UE y una reversión de derechos, como los viajes internos sin pasaporte, en la próxima década; en el mejor de los casos estaríamos en los paisajes oníricos multilaterales que estuvieron brevemente en boga en la década de 1990.”

Fuentes: James G Neuger (BBG)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m