domingo, 29 de noviembre de 2015

JP Morgan: Tres escenarios para el dólar

CALIENTE: El crecimiento/inflación de US cumplen más o menos las expectativas de la Fed, y para finales del 2016 los tipos están cerca del 1.4% que marca la Fed actualmente en sus estimaciones, con expectativas de que para finales del 2017 estén en torno al 2.6%, y para finales del 2018 al 3.4%.
Si esto se cumple, el mercado monetario tendría que poner en precio 75pb más de los tipos que descuenta para final del 2016, y 175pb de lo que descuenta para final del 2018. Si el Dólar tuviera que poner esto en precio, tendría un potencial de otro +10% para el año que viene, y un 20% a tres años. Pero las propias consecuencias/causas de este movimiento de tipos frenarían estos potenciales movimientos. 


Por un lado, uno de los problemas que tiene este escenario para cumplirse es que la propia subida del Dólar frena el crecimiento de la economía de US. Según nuestros economistas, un Dólar un 10% más caro contra el resto de divisas podría lastrar hasta un 1% de crecimiento real del PIB. Así que podríamos dejar el potencial del Dólar para el año que viene como el un +7%, y pensar que las estimaciones a 2018 son realistas, habría que descontar que el planeta entero ha normalizado sus crecimientos para entonces.

Por otro lado, si la Fed subiera sus tipos hasta 3% porque el crecimientos en los Emergentes vuelve a tendencia, tendríamos una recuperación de commodities, la demanda de divisas Emergentes aumentaría, por lo que el potencial del Dólar en relativo al resto de divisas podría rondar el 12%.

TEMPLADO: El patrón del 2015 se repite, y la Fed continúa bajando sus estimaciones de subidas de tipos, retrasando en el tiempo las subidas respecto a sus estimaciones. Posiblemente el crecimiento seguiría siendo tibio, y más allá de rebotes en la inflación general, la subyacente se atasca. Este escenario pierde probabilidades si el mercado laboral continúa al mismo ritmo de mejora que en los últimos trimestres. Gracias a que ha sido el patrón en el que nos hemos movido últimamente es más fácil imaginarse lo que haría el Dólar. El dólar ha estado subiendo un 3% por cada 25pb que ha aumentado el diferencial de tipos contra las otras zonas. Si el mercado monetario razón actualmente, y los tipos de la Fed solo van a llevar al 0.75% para finales del 2016 (y al 1.75% para el 2018) entonces el Dólar debería caer como un 6% durante el 2016. La caída sería de doble digito si no se vieran subidas de tipos en el 2017 o 2018.
Si este escenario se cumpliría si el culpable de que los crecimiento/inflación siga siendo tibios es la economía doméstica de US, pero si resulta que es el resultado de una mayor desaceleración en los Emergentes, la caída del Dólar contra el resto de divisas sería más suave.

· FRIO: Este escenario es en el que tras una serie de pasos en la subida de tipos llevan a US a precipitarse otra vez hacia una recesión, y hay que volver a bajar tipos, demostrando que el ciclo era mucho más frágil de lo que parecía. No olvidemos que el endurecimiento monetario va a comenzar en un momento en el que el crecimiento ha acelerado mucho menos que en otros ciclos, los Emergentes están peor que nunca, los beneficios empresariales parecen atascados, las valoraciones en los mercados son bastante altas, y el Dólar está muy fuerte. Este escenario es en el que quizá con una subida de tipos de solo el 1%, empieza a oler a recesión en US.

Recordemos que los propios economistas de JPMorgan creen que hay un 20% de probabilidades de recesión en US en el 2016, y un 45% de que llegue antes de final del 2017 según los niveles de desempleo y márgenes empresariales alcanzados. Este escenario es el más complicado para calcular lo que podría hacer el Dólar, porque en la mitad de las recesiones de US el Dólar ha subido, y en la otra mitad el Dólar ha bajado. Si la recesión viene de la mano de subidas de tipos más tempranas de lo que se debería, primero el Dólar subiría por esas subidas de tipos, y no caería hasta que se viera que la economía de US se desploma. Una cosa es que haya dudas temporales y que haya que aumentar las probabilidades de recesión en un momento dado, que pueden hacer que el Dólar caiga un 4-5% (como ha ocurrió cuando la Fed retraso la subida de tipo en el 2015), pero otra cosa sería el movimiento si esos miedos se materializaran. También podría ocurrir que tras una caída inicial, el Dólar luego subiera porque las condiciones fuera de US empeoran todavía más.

· GRAFICO: ESCENARIO “CALIENTE” LIENA GRIS, ESCENARIO “TEMPLADO” LINEA NEGRA/PUNTITOS, ESCENARIO “FRIO” LINEA ROJA.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m