martes, 30 de junio de 2015

“Pase lo que pase el futuro de los griegos es sombrío”

“Pase lo que pase el futuro de los griegos es sombrío. El futuro para otros europeos no es mucho mejor”, así lo cree Satyajit Das, ex banquero y autor de varios libros financieros realmente interesantes.
Das cree que hay varias razones por las que se llegue o no se llegue a un acuerdo de última hora, se celebre o no el referéndum anunciado, o gane el “sí” o el “no” en dicha consulta, el escenario que se plantea tanto para Grecia como para la Unión Europea es realmente delicado en el futuro cercano. Veamos estas razones que da Satyajit en MarketWatch :

“Grecia nunca pagará lo que debe y otros países seguirán el mismo camino. Nihil novum sub sole

9 de febrero de 2012. Escribía en LACARTADE LA BOLSAGrecia nunca pagará lo que debe y otros países seguirán el mismo camino. "Con acuerdo o sin acuerdo, Grecia nunca pagará lo que debe y otros, como Portugal (caso más próximo) seguirán el camino. Y luego, otros más se verán obligados a pagar sólo parte de lo que deben. La Bolsa mira a Grecia más por la calidad de los sucesos, que por la cantidad de los mismos. Eso es, al menos, lo que consideramos en nuestra gestora. Grecia pesa muy poco en el entramado económico europeo y menos, todavía, en el mundial. No, no es lo que no pagará. No es el huevo, es el fuero. Es sentar precedentes. Por eso, es inútil seguir estresados los acontecimientos", me dice el analista jefe de un banco de inversión
(Esta CARTA venía a cuento de la reunión que duró toda la noche del 28 de enero de 2012 y la madrugada del día siguiente en reuniones en diferentes bandas, Grecia continúa sin cerrar los últimos detalles del acuerdo con la troika -UE, BCE, FMI- para recibir un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y para la reestructuración del 70% de su deuda. El Gobierno en coalición que preside Lukas Papadimos ha asegurado que hay acuerdo dentro del gabinete en todo menos en un tema puntual de pensiones, algo en lo que tampoco ha habido consenso posteriormente en la reunión con la troika….”)
Y hoy, como ayer ¿Ya nadie recuerda que hasta muy poco se ha hablado de una nueva Eurozona, para sólo 9 países? la historia de la quiebra de Grecia, que vuelve a primer plano, comenzó hace tiempo con una condonación de la deuda del 21% y los mercados se sobresaltaron. A continuación se barajó el perdón del 50% de la misma y ahora en Grecia se plantean no devolver el 75% del dinero que les hemos prestado el resto de los países del mundo. Además, no quieren cumplir con las obligaciones asumidas por el resto de los ciudadanos europeos….”

Alguien tendrá que pagar la cuenta, la barra libre de los griegos ¿no? Hasta la implementación de la QE por el Banco Central Europeo, la guerra a favor y en contra de los eurobonos  fue por esa línea. Estas actitudes y otras feas costumbres son las que empujan a los europeos hacia el euroescepticismo. Lo más reciente es que el 80% de los alemanes no quiere eurobonos y recela de la zona euro. Y lo peor es que el ejemplo de Grecia lo seguirán otros países, con quitas muy variopintas. Ya lo veremos. Tiempo al tiempo”

Y hablando del tiempo, por ahí pueden venir los tiros: dilación en el tiempo de los pagos y menor cuantía. Por ejemplo, convertir la deuda (el bono) a 10 años en el mismo bono pero a 30 años. 30 años, sí 30 años, o más. Toda una vida.

 

El sabio refranero español repasa este caso: De aquí a cien años, todos calvos. Tiene un doble matiz bastante dispar. Por un lado puede remarcar la importancia de no fiar las cosas en un futuro sino disfrutar el momento presente, sería una reformulación del tópico del carpe diem, de gozar el momento. Ejemplo:
- Decidí gastarme mis ahorros y comprarme el barco que tanto he deseado, al fin y al cabo, dentro de cien años, todos calvos.
o - Venga, deja de estudiar por un día y sal a divertirte, que dentro de cien años, todos calvos.
Por otra parte, puede usarse para relativizar la importancia de este mismo momento presente indicando lo inexorable del paso del tiempo.
Quizás también le interese: No hay mal que cien años dure

 
Pero hay más, porque este escenario ya es viejo: Brady lo inventó con sus bonos. Es decir: No hay nada nuevo bajo el sol. Proverbio con el que se manifiesta la creencia de que la originalidad es poco o nada común y que todo tiende a repetirse, imitarse o, directamente, copiarse; con ella se dice que uno no se sorprende por algo pretendidamente nuevo.
Y uno podría pensar que este dicho surge de un hastío generacional más o menos moderno y resulta que no podría estar más equivocado, ya que esta frase es bíblica. En concreto podemos encontrarla en el Eclesiastés (1:9), en latín Nihil novum sub sole.
twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero
Moisés Romero

viernes, 26 de junio de 2015

¿Podría ser Portugal la nueva Grecia?

“Portugal es un ejemplo brillante de lo que Grecia debería haber sido: un país rescatado que coopera con sus acreedores, soportando estoicamente años de austeridad y promoviendo las reformas que mejoran gradualmente una economía en crisis”, así lo afirma Peter Wise y Elaine Moore en un interesante artículo en Finantial Times. Añaden:
Pero la situación actual de Portugal no es lo suficientemente fuerte como para soportar un incremento en las turbulencias financieras si Grecia sale finalmente del bloque monetario.
Antonio Roldán de Eurasia Group afirma, “Portugal, después de Grecia, es el eslabón más débil de la zona euro”.
Después de caer a mínimos históricos en los últimos meses, los costes de endeudamiento de Portugal alcanzaron el nivel más alto de este año la pasada semana. Las subidas podrían ser mucho mayores. UBS cree que si Grecia sale del euro los gastos de financiación de Portugal podrían duplicarse, lo que incrementaría notablemente la presión sobre sus finanzas públicas.
Wise y Moore destacan que aprovechando estos bajos costes de endeudamiento, Lisboa ha creado una reserva de efectivo para protegerse en contra de cualquier escalada de la crisis. La Agencia de Deuda Pública de Portugal, PICG, ha informado que además de cumplir con todas las necesidades de endeudamiento para 2015, tiene la intención de asegurar una reserva de caja de 10.000 millones de euros para final de año, que cubriría más de la mitad de las necesidades de financiación de 2016.
Aunque diferentes miembros del gobierno actual declaran que la situación actual del país es sólida, no todo el mundo se muestra tan optimista. Fernando Teixeira dos Santos, ministro de Finanzas en el gobierno socialista anterior, declaró recientemente: “Dudo que podamos soportar un enfrentamiento prolongado con el mercado. La reserva de caja cubriría las necesidades de financiación para algunos meses, pero el sector privado y el bancario sufrirían un duro golpe. Es una película que ya he visto”.
Aunque la situación económica de Portugal ha mejorado notablemente tras el programa de rescate –ha pasado de déficit por cuenta corriente a superávit y de recesión a crecimiento en los últimos cuatro trimestres-, el país sigue siendo uno de los más endeudados de Europa (130% del PIB).
Lyn Graham-Taylor, estratega de renta fija de Rabobank, ha dicho: "Portugal es considerado como el de mayor riesgo crediticio en Europa después de Grecia. Tiene un alto ratio deuda-PIB, que fue objeto de un rescate, y no tiene el poder económico de otros países endeudados como Italia."
Si Grecia entra en suspensión de pagos, los inversores temen una repetición de la crisis de la eurozona que en 2012 envió a los tipos a 10 años de Portugal al 18% y obligó al gobierno anterior a pedir un rescate a la UE y al FMI.
Pero y si Portugal es la nueva Grecia como afirman estos analistas, ¿qué pasaría después?... ¿No lo recuerdan?... Pues que España sería la nueva Portugal, y luego que Italia sería la nueva España, y luego que Francia sería la nueva Italia…
En suma, que aquellos que hablan con ligereza sobre el “escaso efecto contagio” que tendría un salida de Grecia de la zona euro, quizás deberían pensárselo mejor.

Desigualdad: otra vez y de nuevo

Si deciden leer este texto respiren hondo antes de empezar y vuelvan a hacerlo una vez hayan concluido. Lo digo porque es fuerte.
Los gráficos que vienen a continuación muestran, para los países indicados, la evolución entre 1910 y el 2010 del porcentaje de la renta total que copa el 10% más rico de la población (gráfico superior) y el que ostentan los ricos entre los ricos: 1% más rico (gráfico inferior); es decir la desigualdad, pero pienso que este término está siendo utilizando tanto últimamente, para tantas cosas y se le están dando tantas variaciones que mejor añadirles porcentajes a las palabras. ¿Qué nos dicen estos gráficos?

Fuente: http://politikon.es/2012/05/15/desigualdad-de-ingresos-su-evolucion-en-100-anos-de-historia/. Politikon. Desigualdad de Ingresos: su evolución en 100 años. (15/04/12).

De entrada que USA es el país en el que tanto el 10% de la población como el 1% más ingresos acumula: más del 45% y casi el 17%, y Suecia el que menor porcentaje de ingresos controla el 10% y el 1% más ricos: el 27% y el 6%. Pero en USA se da otra circunstancia: el nivel de acumulación de los ricos existente supera el que se daba en los años 20 y 30, es decir es el más elevado en un siglo.
A España ya la ven: hay escasos datos sobre ella: señal de que los registros estadísticos y/o el interés por estudiar este tema era limitado.
Pero algo destaca por encima de la evolución de cada país y es común a todos los mostrados. En todos se fue produciendo un descenso en el porcentaje que de los ingresos totales controlaban los ricos desde los máximos anteriores a la II GM, cierto: no en todos los países con la misma intensidad ni en todos en el mismo momento, pero en todos desde mediados de los años 70 (en Suecia se retrasó cinco / diez años) la concentración de la renta por parte de los ricos y de los superricos no ha cesado de aumentar desde entonces, cumpliéndose aquello de que los ricos son cada vez más ricos. Evidentemente la pregunta es ¿por qué ha sucedido esto?.
Varios han sido los factores que han llevado a esta situación. Por un lado, el peso de ‘lo financiero’ ha crecido exponencialmente desde la década de los 80, y ese es un ámbito dominado en su práctica totalidad por los ricos y riquísimos. Por otro, la búsqueda de la productividad se ha impuesto, y para conseguirla e incrementarla hace falta tecnología, es decir, capital, proporcionando control y beneficios a quienes disponen de él y a quienes tienen acceso a él, y que, mayoritariamente, son los ricos. Por otro más, y también desde los 80, el Estado se fue retirando paulatinamente de la vida económica lo que llevó a la privatización de producciones y de actividades que antes el Estado llevaba a cabo. Y por otro, en definitiva, al ser cada vez menos necesario redistribuir la renta y la riqueza, los impuestos que gravaban proporcionalmente mucho más a los ricos comenzaron a retroceder.
El resultado de todo esto es que los ricos cada vez fueron, han sido, son, más ricos, y que los que ni eran ni son ricos cada vez tienen acceso a menos y bastante de ellos cada vez son más pobres. Pero lo que de verdad influyó en esta degradación del estándar de vida de los no-ricos fueron / son dos factores.
El primero la decreciente necesidad del factor trabajo para producir lo que sea. El trabajo: para la mayoría de la población su único capital, lo que lleva a un exceso de oferta de trabajo y, consecuentemente, al descenso de su precio. El segundo el fin de la tensión que suponía la Guerra Fría y la no necesidad de tener que comprar la paz social a través del gasto público y de garantizar el pleno empleo. A esto añadan la ‘globalización’ que llevó a un incremento espectacular del comercio internacional de modo que si algo –cuya producción podía deslocalizarse y obtenerse más barata– no se consumía ‘aquí’ no importaba porque podía exportarse y consumirse ‘allá’ lo que acabó haciendo menos necesarios los aumentos salariales (y cuando fue necesario que las ciudadanías hiperconsumiesen, se les concedió crédito inagotable)
¿Qué va a pasar?, pues pienso que la concentración de la riqueza en las manos de los más ricos no sólo va a continuar, sino que se va a incrementar. Y que a no ser que se ponga en marcha la renta básica, no sólo los ricos cada vez van a ser más ricos sino que los pobres van a ser más pobres. La desigualdad no disminuye de forma automática: hay que aplicarse a ello, y ahora ya da igual que no decrezca.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

martes, 23 de junio de 2015

4 Razones por la que Wall Street podría caer un 20% este verano

En 2011, el S&P 500 inicio el año volátil pero llegado junio no mostraba cambios respecto a enero. El verdadero movimiento comenzó a partir de entonces, cuando las acciones cayeron un 20% en julio y agosto. ¿Podría ocurrir lo mismo en 2015? Aquí hay cuatro razones por las que es posible una caída como la de 2011 este verano (vía Simon Maierhofer, TheStreet):
1. 2015, al igual que en 2011 es un año preelectoral. Años con la misma posición en el ciclo de elecciones tienden a tener características similares.

m