viernes, 17 de abril de 2015

Entrevista detalladísima

No tiene desperdicio la entrevista a Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea, que publicó El País del pasado 4 de Marzo. Es buenísima, y es de las escasas ocasiones que un político dice cosas con bastante claridad.
De entrada es verdaderamente curioso: un representante del pueblo dice, en relación a porqué llegó a la conclusión de que no podía escribir sus memorias: “Había que contar interioridades inconfesables”. Es decir, alguien elegido por la ciudadanía no puede contar a nadie, incluida a la ciudadanía que le ha elegido, ciertas cosas porque son inconfesables. Para reflexionar.
Dice M. Juncker “(…) el mayor problema es el desempleo (…) seguiremos con graves dificultades mientras el paro no baje a niveles normales”. Alaba las reformas que el Gobierno español ha hecho, y dice que las reformas tardan en mostrar resultados. Pregunta: ¿y si esas y otras reformas fuesen las correctas para estabilizar la situación pero tal estabilización condujese a un lugar en el que 1) jamás se volverá a una tasa de desempleo por debajo del 7%, 2) el empleo que se fuese creando sería mayoritariamente temporal, a tiempo parcial, barato y amparado por contratos de obra y servicio, y 3) el desempleo estructural nunca se situaría por debajo del 18%?. Habría estabilidad, pero la pobreza podría alcanzar el 30% y un tercio de la sociedad española quedaría marginada y excluida. ¿Por qué sería imposible una situación como esa? Resolverla sería imposible, mitigarla se lograría a través de la renta básica y de programas de bonos de comida.
Sigue: “(Tsipras) tiene un problema: aún tiene que explicar que algunas de las promesas con las que ganó las elecciones no se van a cumplir”. Es decir, ¿los programas sólo pueden servir para ganar elecciones si en ellos se plantean cosas inconvenientes?. Y sigue más “Las elecciones no cambian los tratados”, entonces ¿deberían hacerse tan sólo en clave nacional y abordando exclusivamente temas nacionales? (Unos temas que, debido a la era postglobal en la que nos hallamos, cada vez son menos y de menor importancia).
Y sobre Grecia en concreto: “Las cosas han mejorado: el déficit público y el desempleo han caído”. Es muy buena esta afirmación porque pone de manifiesto qué importa a una altísima autoridad europea. En Grecia el PIB ha caído el 25% en cinco años; el 60% de la población precisa al menos de la pensión de un abuelo para subsistir, unas pensiones que, de media, se han reducido a la mitad en esos cinco años, lo que ha contribuido a la reducción del déficit; un desempleo que ha disminuido unas décimas pero que ostenta el record europeo: casi el 26%. Importa lo que importa porque importa lo importante, y lo que no lo es …
Y dice más: “Ese nuevo tipo de partidos (ya se imaginan a cuales se refiere) a menudo analizan la situación de forma realista, señalan los enormes desafíos sociales con agudeza. Pero si ganan elecciones son incapaces de cumplir sus promesas, de transformar sus programas en realidades. Las propuestas de algunos de esos partidos no son compatibles con las reglas europeas: llevarían a una situación de total bloqueo”. Porque importa lo que importa y lo que le suceda a un anciano de Atenas o a una joven de Salónica no tiene la más mínima significación en la cartera que de deuda griega tiene Pimco o en el montante de deuda y de intereses que Grecia tiene contraída y debe a Francia. ‘Ese nuevo tipo de partidos’ argumenta M. Juncker, mira en clave personal, local, micro, individual, de barrio y municipio, cuando la problemática es europea, global. Alguiénes en Grecia (elegidos por el pueblo griego) adoptaron unos compromisos que ni explicaron al pueblo que les había elegido ni ese pueblo que les escogió entendió, compromisos que hay que respetar porque su incumplimiento tiene implicaciones enormes en toda Europa. Tantas y tan complejas y con tantas interrelaciones que ese anciano de Atenas y esa joven de Salónica han pasado a importar absolutamente nada en el contexto en el que se están desarrollando las cosas; y no es que nunca hayan importado mucho es que ahora importan cero. Cambien a ese anciano por uno de Zaragoza y a esa joven por una de Betanzos, o por uno de Milán o de Porto y por una de Nápoles o de Braganza, y el razonamiento sería idéntico.
Y refiriéndose a la Troika: “(…) quizá no fuimos lo suficientemente respetuosos”. Esta es la salida tradicional y socorrida de políticos y gobernantes. Se decide algo, se toman unas medidas, las cosas se tuercen, se producen efectos perversos, … ‘Quizá no fuimos lo suficientemente respetuosos’, ‘Quizá no contemplamos todas las variables’, ‘Quizá no nos fijamos en todas las consecuencias’. “Quizás, Quizás, Quizás” (Osvaldo Farrés, 1947).
Más: “En Europa seguimos pensando que la consolidación fiscal y las reformas son importantes, pero está claro que con eso solo no alcanza: hay que invertir para evitar que 23 millones de europeos sigan hambrientos de empleos. Para eso diseñamos el plan de inversiones de 315.000 millones” (Recuerden: ‘Consolidación’ = ‘Recortes de gasto público’; ‘Reformas’ = ‘Cambios legales que suponen un empeoramiento en el estándar de vida de la mayoría de la ciudadanía’). Pero M. Juncker no dice que de esos 315 mM habrá menos de 15 mM de dinero verdaderamente nuevo. Otros 14 mM serán reasignaciones y más de 285 mM será … ¡deuda!. Se pretenden arreglar unos problemas causados en gran medida por el exceso de deuda … con más deuda.
Pregunta el entrevistador: “¿Por qué en el Sur tenemos la impresión de que la flexibilidad con las reglas llega justo cuando los problemas alcanzan a Francia, como ya ocurrió la pasada década también con Alemania? Y responde el entrevistado: “Confunde usted las fechas: Alemania no siguió la letra del pacto en 2003, y la reforma se hizo en 2005”. A mi entender se cofunde el Presidente de la Comisión Europea. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento fue suscrito en 1997 y sus normas era diáfanas, entre ellas la del déficit: no debía sobrepasarse el 3%. Alemania y Francia sobrepasaron esa barrera en el 2003, y fueron apercibidas, y avisadas, y pasaron olímpicamente del tema, sobre todo Alemania. Y visto lo visto en el 2005 se modificó la normativa por déficit excesivo. Porque en el fondo, en la UE, en la UEM, todos somos iguales, pero hay algunos que son más iguales que otros.
Más adelante el entrevistador le plantea que a Francia se le han hecho una serie de concesiones sin realizar prácticamente ninguna ‘reforma estructural’ y a España, con tropecientas reformas se le han concedido migajas. Como buen político M. Juncker se va por la ramas, pero el mensaje, pienso, está claro: Francia es lo que es y representa lo que representa, y España … lo mismo.
Y en relación a los impuestos: “(…) varios socios se han visto obligados a hacer ajustes que minan sus Estados del bienestar, y ya no toleran esos comportamientos con los impuestos. Los europeos ya no aceptan que las multinacionales, con ayuda de consultoras, eludan el pago de impuestos fácilmente”. Veamos. Los paraísos, semiparaísos y cuasiparísos fiscales nacieron por necesidad: para dar una salida a personas físicas y jurídicas ‘especiales’ en un escenario de dura política fiscal con un objetivo muy claro: redistribuir. ¿Y si esos regímenes fiscales especiales hubieran dejado de ser necesarios al haber cambiado los condicionantes que los determinaron?.
Y con respecto a Rusia ya conocen lo que pienso: Europa cometió un error histórico al no haberse acercado a las ex Repúblicas Soviéticas tras la Guerra Fría, sobre todo a las europeas. Pienso que las cosas hubieran sido muy diferentes, a mejor, claro.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

jueves, 16 de abril de 2015

5 Gráfico que muestran lo que está pasando en la economía mundial en este momento

El Fondo Monetario Internacional ha publicado su último informe sobre la economía mundial. En el primero de sus dos informes anuales para 2015, el Fondo es cautelosamente optimista sobre las perspectivas globales. Los riesgos para la recuperación, siete años después del inicio de la crisis financiera, "todavía están sesgados a la baja". Pero un cóctel de acontecimientos positivos, como la caída del precio del petróleo ayudará a las perspectivas económicas de medio plazo.

He aquí un desglose de lo que cree el FMI que va a pasar con el mundo este año, vía The Telegraph.
Un crecimiento moderado en lugar de un estancamiento

miércoles, 15 de abril de 2015

¿Afecta la economía real a la evolución de las bolsas?

¿Qué es lo que mueve los mercados de valores? Algunos analistas creen que en el corto plazo las bolsas no son predecibles pero que en el largo plazo el precio de las acciones se ajusta al valor fundamental de las compañías. El valor fundamental de las compañías está fuertemente correlacionado con la evolución económica, por tanto, las bolsas en el largo plazo deberían evolucionar como la economía. Pues no.

“Algo me dice que los anglosajones preparan algo en contra, otra vez, de la eurozona…”

"¿Cuántas van? Repito ¿Cuántas andanadas van de los anglosajones contra la zona euro en los últimos años? Muchas ¿Podrán romper ahora el equilibrio inestable, como el de todo bebé que comienza a andar, de la zona euro? Quince años en al conformación de una gran zona de crecimiento económico y de unión fiscal, financiera y bancaria no son nada. Los grandes espacios económicos, las grandes naciones, necesitan siglos para consolidarse. Y eso lo saben muy bien los especuladores anglosajones. Saben muy bien, también, vestirse de prohombres. Saben crear fundaciones y lo que más saben es cómo ganar dinero aunque sea a costa de hundir un mercado, una moneda, una commoditie, en fin, lo que sea. Se preguntará, estimado director, a cuento de qué viene esta perorata? Muy sencillo. Desde hace unos días leo y vuelo a leer declaraciones procedentes del mundo anglosajón muy beligerantes con la zona euro..."

martes, 14 de abril de 2015

Las 3 grandes fuerzas que están moviendo el mercado de acciones

El dispar comportamiento de los índices a nivel mundial cuenta una historia muy simple. Tres poderosas fuerzas están impulsando los rendimientos del mercado: la liquidez global, un dólar fuerte, y unos precios del petróleo mucho más bajos. Esperamos que estos factores tengan un impacto en las carteras de los inversores hasta el 2015 y probablemente más allá.

m