lunes, 20 de octubre de 2014

Cómo estamos. Demanda de trabajo. Emigración. Reformas estructurales.

Cómo estamos. Demanda de trabajo. Emigración. Reformas estructurales.
Me pregunta un lector en un mail cómo está la economía y cómo se va a salir de la situación en la que la economía está para reemprender una senda semejante a la vivida. Le contesto:


“El planeta en general y España en particular (y no me estoy refiriendo a grupos específicos de población) se hallan en una situación deflacionaria: los precios no crecen porque no pueden crecer debido a que existe un exceso de oferta y un defecto de demanda, pero eso es irreversible porque cada vez es menor la necesidad de factor trabajo debido a la sustitución de trabajo por capital –lo que implica la caída de los salarios– y porque la capacidad de endeudamiento se halla agotada. Si a eso añade una deuda total impagable y los déficits de unos países que han de reducirse porque la única vía para su financiación es la deuda pública (que está a su límite) ya que la recaudación fiscal tiende a menos, lo que queda es estancamiento y empeoramiento de las condiciones de vida y la cronificación de tal situación deflacionaria (que un teórico y forzado incremento de precios vía el incremento de tipos impositivos, lejos de solucionar, agravaría)”.
Acabé con un “¡Vaya panorama!, ¿verdad?”
(Publicado 24.09.2014)

¿Entre hoy y el 2018? ¿Y cómo y de dónde va a nacer esa demanda de trabajo?http://cincodias.com/cincodias/2014/09/23/economia/1411495595_538905.html
Y cuando leo eso me viene a la cabeza esto otro:http://elpais.com/elpais/2007/07/03/actualidad/1183450630_850215.html
Ayer era tres millones, hoy son dos.
(Publicado 24.09.2014)

Pienso que el fenómeno de la emigración desde España podría ser un problema si en el medio o largo plazo se esperase volver a construir 800.000 viviendas anuales y si el crédito bancario volviese a fluir a borbotones como entre el 2003 y el 2006, lo que no parece que en ningún caso vaya a suceder.
En los 60s se dio en España un doble fenómeno: emigración interior campo-ciudad y emigración desde, fundamentalmente las zonas rurales españolas a núcleos industriales europeos; en ambos casos existía, tanto en las ciudades españolas como en los centros industriales europeos, una gran demanda de trabajo; lo que no sucede ahora. Por otra parte en los 60s, ambos tipos de emigración estaba constituida por personas con bajísima o nula cualificación, lo que no sucede ahora, razón, juntamente con lo antes dicho, por la que el subempleo es situación habitual entre quienes emigran.
Una tasa de desempleo total del 25,5%, de desempleo juvenil del 55% y de subempleo de 12% lo que está indicando es que existe un excedente de oferta de trabajo que la demanda interior no va a poder absorber, situación que es estimable continuará en el futuro: porque jamás va a volverse a construir lo que se construía y porque si, debido a un milagro, el modelo productivo español pasase a ser intensivo en capital y de alta productividad, aún se pondría más de manifiesto tal excedente de oferta de trabajo.
Al revés, pienso que es positivo que tal emigración se produzca si desempleadas están las personas que emigran y reducidas son sus expectativas de empleo. En el futuro, algo de demanda de trabajo acabará habiendo en España entre otras razones porque lo de alta productividad … como que no, y entonces sí, positivo será que regresen. (De todos modos, si se confirma la tendencia hacia la potenciación de los clusters y de las áreas con posibilidades, la demanda de trabajo se hallará muy zonificada).
Lo que si es/sería terrible es que emigren personas residentes en España que están ocupadas y generando alto valor añadido en sus empleos; y eso también sucede.
(Publicado 25.09.2014)

Hay dos cosas de las que todo el mundo habla: las ‘reformas estructurales’ y la ‘consolidación fiscal’. Ambas, se dice, son imprescindibles, inevitables, y, claro está deseables. Lo segundo ya está claro lo que: un subterfugio para no utilizar vocablos duros: recortes de gastos y probables subidas de ciertos impuestos, es decir, el trinomio tijeras-hacha-motosierra. Pero, ¿qué demonios se entiende por lo primero?.
Simplifiquemos. Una reforma estructural supone una modificación de la estructura, un cambio en los modos de hacer que afecta al diseño del entramado que sostiene el modelo que se utiliza en el día a día para hacer lo que hay que hacer en el normal hacer de las cosas, aunque tales cosas que se hacen sean de una muy elevada complejidad.
Es decir, las reformas estructurales afectan a la esencia del modelo, por lo que tras una batería de numerosas y profundas reformas de tal tipo con lo que nos encontraríamos sería con otro modelo económico.
Tal y como se están vendiendo las reformas estructurales –aunque, insisto, no se ha explicado qué son– parecería que, 1) son la panacea para lograr algo, de tal modo que, si se implementan algo genial sucederá, y 2) esto-en-lo-que-estamos-inmersos, la crisis, se resolverá casi de un plumazo con su aplicación. ¿Es así? ¿Se saldrá de la crisis realizando tales reformas cualesquiera que estas sean?.
‘Salir der la crisis’, ¿qué significa ‘salir de la crisis’? ¿Volver a la situación existente en el 2006? Nunca sucederá eso porque para que eso sucediese tendrían que realizarse los hechos que produjeron aquel crecimiento y eso es imposible. ¿Significa salir de la crisis estabilizar un crecimiento?, bien, eso sí puede conseguirse y a eso si pueden contribuir las reformas estructurales.
Hoy el planeta se halla en una transición de modelo: en estos momentos aún tenemos cosas del viejo, del que entró definitivamente en crisis en el 2010, y cosas del nuevo del que tiene que estar ya en marcha entre el 2020 y el 2025 (crucial el dato de que la UE deberá tener un déficit estructural del 0,5% en el 2020), y precisamente eso es lo que favorecen las reformas estructurales.
Las reformas estructurales están adoptando y adoptarán diversas facetas y diferentes planteamientos y procedimientos, pero su objetivo es y será único: facilitar, limar, suprimir, erradicar, pulir, recortar, eliminar, … todo aquello que dificulte e impida la implantación del nuevo modelo. Imaginen un obstáculo: eliminarlo es objetivo de las reformas estructurales.
Por ejemplo. En el anterior modelo, el que fue el nuestro hasta que entró en crisis, reducir la desigualdad en la distribución de la renta era un objetivo; pero ese objetivo consumía unos recursos fiscales y requería unos procedimientos organizativos que también consumían recursos; cierto: la redistribución posibilitaba un consumo por parte de las capas bajas de sociedad que de otro modo no se hubiese producido. Hoy, ese consumo ha dejado de ser conveniente porque los recursos son escasos, porque el trabajo de esas capas sociales cada vez es menos necesario, y porque la capacidad de endeudamiento de esas personas ha pasado a ser prácticamente nula. En consecuencia la redistribución de la renta ya ha dejado de ser un objetivo, sin embargo continúan existiendo los procedimientos que la posibilitan; luego las reformas estructurales han de amputar tales procedimientos. Como decía piensen en obstáculos a eliminar.
O sea, las reformas estructurales no sirven para salir-de-la-crisis, posibilitan la asunción e implantación del nuevo modelo en el que se estabilizará un crecimiento y una estructura social delimitada. Se podía haber escogido otro nombre más descriptivo, pero lo inaceptable es que no se explique con claridad. ¿Ya ha quedado claro?
(Publicado 25.09.2014)
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

¿Qué lecciones aprender de las caídas de las bolsas?

Las bolsas europeas han caído en promedio cerca del 15% en menos de un mes. Los descensos en los índices de Wall Street han sido menores, cercanos al 8% desde sus máximos históricos. Las proyecciones técnicas sugieren que estos retrocesos continuarán en el futuro cercano. Este escenario bajista habría sido impensable hace tan solo un par de meses cuando la presión compradora parecía inagotable. Pero se agotó.
A muchos inversores les habrá pillado por sorpresa esta nueva debilidad del mercado, aunque después de las fuertes subidas de los últimos años, un retroceso de entre el 8% al 15% no se puede considerar como excesivamente grave. Sin embargo, algunos analistas como Doug Short defienden que el mercado de valores estadounidense (también muchos europeos), sigue ampliamente sobrevalorado. Doug Short habla de entre el 50% y el 90% de sobrevaloración.
Es importante en este nuevo escenario tener claras varias consideraciones. David Weidner en MarketWatch habla de cinco lecciones que deberíamos haber aprendido de este sell off (yo no creo que se pueda definir a este mercado como sell off…por ahora):
1. Dinero fácil: El hecho de que la Reserva Federal haya establecido las tasas de interés cercanas a cero no significa que se tenga que pedir prestado. Las empresas estadounidenses sólo pedirán prestado cuando lo necesiten. Y debido a que la Fed continúa afirmando que los tipos se mantendrán bajos durante un largo periodo de tiempo, no hay prisa por aumentar el endeudamiento.
Una razón por la que las empresas no piden más préstamos es que no lo necesitan. Pueden financiarse mediante ampliaciones de capital o venta de acciones propias a precios inflados. Esto no debería hacerles sentir cómodos.
2. Estamos en una economía global. Casi todas las mayores empresas del mundo realizan operaciones a nivel global, por lo que la venta de sus productos y servicios dependerá de las importaciones y exportaciones.
Consideremos ahora dos informes: El primero es el último del FMI donde se afirmaba que el crecimiento mundial se ha estancado. El otro informe es el del pasado verano del Banco Mundial. En él se llegaba a la conclusión de que las economías desarrolladas crecerían en promedio un 1,9% en 2014, un 2,4% en 2015 y un 2,5% en 2016. Aunque eso suena bien, ¿justifica las subidas que hemos visto en la renta variable mundial hasta antes de las caídas? En realidad no.
3. La falta de opciones es una cuestión de perspectiva. Para muchos inversores la elección acerca de dónde invertir básicamente se reducía a esto: Con los rendimientos de la deuda en línea con la inflación y con la incertidumbre en el mercado de la vivienda, los únicos retornos atractivos están en la renta variable.
Todo el mundo pensaba de esta manera. Usted pudo hacer dos cosas:
A) O bien siguió el rebaño esperando grandes ganancias.
B) O bien fue temeroso cuando el resto era codicioso.
La mayoría de los inversores eligieron la opción A. Hasta las recientes caídas el S&P 500 cotizaba a 20 veces ganancias. El PER Shiller, índice ajustado a las ganancias de los últimos 10 años, cotizaba a 25 veces, lo cual era el cuarto nivel más alto de la historia. Quizás los bonos no sean atractivos… pero ¿qué tal mantenerse en liquidez?
4. En el último trimestre completado, las compañías que emitieron previsiones negativas superaron a las positivas en 3 a 1.
5. Hasta que las cosas no mejoran, no son mejores. Los últimos datos sugieren que las ganancias empresariales se incrementarán en los próximos trimestres. ¿Pero cuánto? El analista de mercado Doug Short afirmó el pasado 3 de octubre que los mercados aún estaban sobrevalorados entre el 50% y el 90%.
La recuperación económica a menudo lleva aparejada una subida de los mercados, pero este rally puede haber ido demasiado lejos.

viernes, 17 de octubre de 2014

¿Qué efecto tendría el Ébola en caso de una mayor propagación en Occidente?

Si un hecho ha monopolizado los medios de comunicación en las últimas semanas este ha sido la propagación del virus del ébola. Al enorme drama humano que se está viviendo, principalmente en África, hay que sumarle el gran temor generado por la posible extensión al mundo desarrollado.
Otro prisma a considerar es la magnitud del impacto económico que esta enfermedad podría ocasionar. La caída de las bolsas es un reflejo de esa incertidumbre. Una forma de estimar el coste económico del ébola sería recordar el efecto económico que tuvo el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en la crisis de 2002 y 2003. El SARS apareció en China en noviembre de 2002, y que se propagó posteriormente por otras partes del mundo.
Natasha Khan y Kanoko Matsyama, realizan en Bloomberg un interesante análisis sobre esta comparativa, recogiendo las palabras de importantes analistas de mercado. Por ejemplo, Andrew Zarnett del Deutsche Bank, afirmaba recientemente en una nota a clientes: “El miedo al contagio daría lugar a una reducción de la disposición de la gente a viajar, comer en restaurantes, beber en los bares, y hacer vida social”.
El SARS, enfermedad de mayor poder de transmisión que el ébola pero de menor mortandad, infectó aproximadamente a 8.100 personas matando a 774, y llegó a más de dos docenas de países, siendo China, Hong Kong, Taiwán y Singapur los más afectados. EE.UU. tuvo 29 casos de SARS sin ninguna muerte. El coste total del SARS fue de 40.000 millones de dólares según las estimaciones de Brookings Institution.
Ian Mackay, virólogo de la Universidad de Queensland Australia, afirma: “El SARS y la gripe pandémica dieron la vuelta al mundo, pero no esperamos que pase lo mismo con el ébola. No esperamos una extensión global”.
En un informe del Banco Mundial del pasado 8 de octubre se estimaba que únicamente las economías de África Occidental perderán unos 32.000 millones de dólares el próximo año por este brote de ébola.
“Cualquier impacto global se sumará a esta cifra”, afirma David Evans, economista senior del Banco Mundial y coautor del informe. “Hay evidencias de que el turismo en otras partes de África se ha visto afectado. Dependiendo de cómo progrese la epidemia en otras partes del mundo, es probable que haya impactos adicionales”.
Hasta ahora la repercusión económica en las economías desarrolladas ha sido escasa, aunque si la enfermedad se propaga en Europa y EE.UU., aunque la extensión sea limitada, el efecto sería mucho mayor.
“Un brote sostenido de una enfermedad de alta mortalidad como el ébola en cualquier gran economía implicaría un impacto significativamente mayor que el SARS”, afirma Marvin Barth, analista de Barclays Plc. en una nota a clientes.
Durante el apogeo del brote del SARS hubo momentos cercanos al pánico ciudadano. En Hong Kong el miedo se apoderó de las calles. Las unidades de cuidados intensivos se vieron desbordadas, los residentes evitaban el transporte público, lo sitios públicos se vaciaron y los ciudadanos se metieron en sus domicilios. El consumo se desplomó. Los ingresos por habitación hotelera se precipitaron. El turismo a los países afectados cayó de forma brusca.
Los expertos creen que el ébola no tendrá un impacto similar si sigue controlado como hasta hora. Tony Tyler, director ejecutivo de las Asociación Internacional de Transporte Aéreo, afirma que “si se siguen precauciones sensatas, no hay ninguna razón para suspender los vuelos a las zonas afectadas”
Sin embargo la premisa de “si sigue controlado como hasta ahora”, no es tan fácil que se dé. Ben Cowling, profesor asociado de epidemiología de enfermedades infecciosas de la Universidad de Hong Kong, señala que “es una cuestión de números. Si las infecciones siguen creciendo en África, el riesgo de exportación de la enfermedad crece también”.

La economía mundial está tan dañada que necesitarán la ayuda permanente de los bancos centrales

El endurecimiento monetario combinado de Estados Unidos y China ha llegado en su peor momento. La liquidez global se está evaporando. Lo que parecía ser un freno suave ha demostrado ser demasiado para una frágil economía mundial, aún encerrada en el "estancamiento secular". La última encuesta de los inversores por el Bank of America muestra que los gestores de fondos ya no creen que el Banco Central Europeo vaya a intensificar la flexibilización cuantitativa por su cuenta, al menos en una escala apreciable.
Los mercados son presa de la época dorada de los activos de riesgo de los últimos años sin tener una base de recuperación real. Esa es la principal razón de por qué el precio del crudo Brent ha caído un 25% desde junio. Es por eso que los rendimientos de los bonos a 10 años del Tesoro de EEUU han caído por debajo del 2% y los bonos alemanes están en mínimos históricos algo por encima del 0,7%.
Pronto sabremos si estamos ante una repetición de 1937, cuando las autoridades drenaron los estímulo demasiado pronto, y provocaron la segunda caída de la Gran Depresión.
Si este susto en el crecimiento presagia el final del ciclo, las consecuencias serán horribles para Francia, Italia, España, Holanda, Portugal, Grecia, Bulgaria, y otros países ya en deflación, o cerca de ella. Cuanto mayor sea el ratio de deuda, peor será el daño.
Las perspectivas de los mercados de crédito ya sugieren que la Reserva Federal de Estados Unidos no será capaz de elevar las tasas de interés el próximo año, o el año después, o nunca, se podría decir. Parece como si la retirada de las compras de bonos de 85.000 millones de dólares mensuales ya es equivalente a un ciclo normal de subidas de tipos, que basta por sí solo para provocar una recesión. Dicho de otra manera, es posible que la economía mundial esté tan dañada que necesite una QE permanente sólo para mantener el show en la carretera.
Los descensos suaves en el precio del petróleo suelen ser benignos. La regla general es que cada 10 dólares de caída del precio suma un 0,3% al crecimiento del PIB durante el próximo año.
Los desplomes en los precios son otra historia. Estas caídas señalan un estrés global, hoy doblemente peligroso porque todo el mundo industrial está a un paso de la trampa de la deflación, un umbral psicológico en el que se cierran las escotillas solo para esperar precios más baratos. Ese es el noveno círculo del infierno en la economía.
El mundo también está más apalancado, dice Ambrose Evans de Telegraph. "Morgan Stanley calcula que el apalancamiento bruto mundial ha aumentado de 105 billones de dólares a 150 billones desde el año 2007. La deuda se ha elevado al 275% del PIB en el mundo rico, y al 175% en los mercados emergentes. Ambas medidas se encuentran hasta 20 puntos porcentuales por encima de los niveles de 2007, y ambos son registros históricos.
Si los precios del crudo se mantienen bajos por mucho tiempo, casi todos los principales productores de petróleo tendrán que empezar a recurrir a sus reservas de divisas para financiar sus estados de bienestar y el aparato militar. El precio "fiscal de equilibrio" necesario para cubrir el presupuesto es de 130 dólares para Irán, 115 para Argelia y Bahrein, 105 dólares para Irak, Rusia y Nigeria, y casi 100 dólares incluso para Abu Dhabi. Los saudíes están probablemente muy por encima de 90 dólares ahora.
Esto significa que van a tener que vender tenencias de bonos extranjeros, activos, y oro para tapar ese déficit. Rusia ha gastado 7.000 millones de dólares en los últimos para defender el rublo. La escala de esto podría ser enorme, y llegaría en un momento en que China deje de acumular reservas por sus propias razones, quitando del mercado la mayor fuente mundial de nuevas compras.
Tampoco se detiene aquí la reacción en cadena. Precios más bajos enfrían la industria del esquisto de Estados Unidos, que ha elevado la producción de Estados Unidos desde 7 millones de barriles por día en 2008 a 11,6 millones. Bank of America dice que las preocupaciones en los campos petrolíferos más costosos vendrían con un precio del crudo por debajo de 75 dólares. "La producción de petróleo de esquisto es muy sensible a las condiciones de los precios", dijo.
El Departamento de Energía de Estados Unidos dice que las compañías de petróleo y gas han estado acumulando enormes deudas de perforación para producciones marginales en regiones cada vez más hostiles. La deuda neta aumentó 106.000 millones de dólares en el año hasta marzo, mientras las ventas de activos se situaron en los 73.000 millones de dólares. Sin embargo, los ingresos se han estancado, incluso cuando los precios del crudo estaban por encima de 100 dólares.
La caída del petróleo no es más que una historia de oferta y demanda. "Se ha producido un rápido colapso de la demanda", dijo Edwin Morse de Citigroup.
La desaceleración mundial ha cogido a las autoridades mundiales con la guardia baja, como siempre sucede. El error más grave es confundir la fraternidad de los bancos centrales. Se insiste en que el QE funciona forzando la caída de las tasas de interés a través de la curva. Ergo, el endurecimiento de la Fed no importa, siempre y cuando las tasas se mantengan bajas. Por la misma lógica, la política del BCE es "acomodaticia", porque las tasas se han derrumbado.
Los monetaristas dicen que esto es un error clave que causará desgracias en serie.
China ya no está tensando las condiciones monetarias, pero tampoco las está suavizando. Está intentando reducir activamente la tasa de crecimiento de dinero M2, a pesar de que los precios de la vivienda han estado cayendo durante cinco meses, la producción industrial se ha estancado, y la inflación a puertas de las fábricas se ha reducido a menos del 1,8%. El presidente Xi Jinping parece decidido a romper la burbuja de crédito de China a principios de su mandato de 10 años, pase lo que pase. Esto no será agradable. Standard Charted dice que la deuda ha alcanzado el 250% del PIB, algo fuera de serie para una economía en desarrollo.
China, cederá finalmente si la desaceleración se profundiza, y también lo hará la Reserva Federal en Washington. Primero, los mercados tendrán que aprender por las malas que no han sabido valorar la realidad de una economía mundial quebrada."

Fuentes: Telegraph

jueves, 16 de octubre de 2014

“Recuerde lo del Sentimiento Contrario: los que tenían miedo ya han vendido ¿Y ahora qué?...”

"Hay leyes irrefutables en el comportamiento secular de las Bolsas. Una de ellas, quizá la más poderosa, es la del Sentimiento Contrario. Lo estamos viendo y sufriendo todos este año. Recuerden que a principio del ejercicio todos los informes de estrategia situaba a la Bolsa en el primer puesto de la lista de recomendaciones. El fiasco, por ahora, es mayúsculo con el Ibex, por ejemplo, rozando tasas de rendimiento negativas. Cuando uno se aferra a esta Ley, a la el Sentimiento Contrario, debe medir muy bien el tiempo, los pasos, la coyuntura, el ciclo. Desde agosto nos encontramos en uno de esos periodos óptimos para seguir esta Ley poderosa. Veamos algunos ejemplos. Según la encuesta mensual que realiza Bank of America Merrill Lynch, el sentimiento bajista se sitúa en su nivel más alto de los últimos dos años con vistas al 2015. Los gestores reducen su exposición a renta variable hasta el nivel más bajo en dos años. En el mismo encuadre, se ha detectado una masiva venta de futuros de Bolsa dentro y fuera de nuestras fronteras. O lo que es lo mismo, las Bolsas han bajado, porque los que tenían miedo ya han vendido..."
"El siguiente gráfico elaborado por Short Side of Long nos muestra que las condiciones del mercado están cambiando. La directriz alcista ha sido perforada a la baja (2 años de duración), mientras que la directriz bajista en el índice de volatilidad ha sido perforada al alza..."
"Esto sugiere que las fuerzas subyacentes del mercado han virado, y que ahora los bajistas tienen el predominio de la renta variable en EE.UU. y en otros mercados occidentales. "Los rebotes son para vender, no las caídas para comprar",comentan ahora traders profesionales del mercado de futuros..."


"La pregunta, en este violento corto plazo que han vivido las Bolsas, es ¿y ahora qué? ¿Cuándo volverán los que han vendido a tomar posiciones de nuevos en los mercados'? ¿Qué señales necesitan? Y cuándo lo hagan ¿Cómo reaccionarán los índices? Recuerde que nada ha cambiado de manera sustancial en los últimos meses. Todo sigue en mano de los bancos centrales ¿O alguien se creía en enero que en este año las Economías Globales iban a crecer con fuerza?..."
"Pasado el ecudador del octube de los miedos, las Bolsas están preñadas del pesimismo general de los gestores. Muchos dicen que ESTO NO TIENE ARREGLO, atenazados, entre otros asuntos, por las raquíticas cifras de crecimiento en el mundo. Los índices de las Bolsas han tomado buena del asunto, han caído fuerte y no está demostrado que los gestores se sientan cómodos en los niveles actuales. La pregunta que se hacen los analistas más fríos es si gran parte de la Gran Caída se ha producido ya o, si por el contrario y como algunos pregonan, los más bajistas, aún caben recortes adicionale en los próximos meses..."
"Pero ya sabe: cuando algo te obsesione, cuando algo llegue a tal extremo sólo hay que pensar en los contrario, por que ahí está la respuesta". Obsesionados por el pasado de la Bolsa, obsesionados por el devenir. Desquiciados, que es cuando los sentimientos llegan a un extremo ¿Por qué no considerar que lo correcto es apostar por lo contrario hasta mantener una postura serena, reflexiva, lejos de la compulsión? Hay lecciones magistrales escritas en el gran Libro de la Historia de la Bolsa, que permanecen vivas con el paso del tiempo. Una de ellas recala en el sentimiento contrario (otros la definen como sensu contrario), de los actores. Cuando la mayor parte de ellos se coloca en el mismo plato de la balanza, el fiel de la misma, el índice, hace justamente lo contrario para sorpresa general y regocijo de los más atrevidos. Cuando la mayoría apuesta con ganas y con mucho descaro por una caída de la Bolsa, el mercado suele subir. Y al revés. Lección magistral que hemos aprendido en muchos ciclos bursátiles ¿Va a ser éste diferente?..."
(De la conversación mantenida con uno de mis gurus favoritos)
twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero
Moisés Romero

m