lunes, 30 de marzo de 2015

Este número puede predecir la burbuja bursátil

Ya que el mercado alcista en acciones y bonos no muestra signos de desaceleración, los inversores están tratando saber cuándo ocurrirá el próximo crash. No solo La Carta de la Bolsa. Los medios financieros en estos días están llenos de un mensaje contradictorio: el crecimiento está llegando y es el momento para invertir, hasta que todo finalice como lo hace casi siempre, con un descenso abrupto.

La única pregunta es cuándo.

Es en este clima actual, el Centro para la Estabilidad Financiera (CFS) emitió un informe a finales del mes pasado sobre la liquidez de los mercados financieros. Sin unos buenos conocimientos financieros o económicos, el informe puede ser difícil de entender, pero básicamente mide los fondos del mercado monetario, los acuerdos de recompra y papeles comerciales - los instrumentos que le dan al sector privado el crédito, o capacidad, para expandirse. Piense en ello como el camino del mercado privado para imprimir dinero.
El CFS encontró que el crédito a corto plazo, creado y comercializado fuera del sistema bancario, se expandió ligeramente entre enero y febrero. Eso es notable, como explica Michael Casey de The Wall Street Journal, porque es la primera vez que sucede desde el colapso de Bear Stearns en marzo de 2008 y puede ser algo positivo porque "la demanda de este tipo de instrumentos de crédito podría ayudar a impulsar la economía a través del mercado del papel comercial".

Un mercado de crédito activo le quitaría presión a la Fed para proporcionar dinero barato. El libre mercado estaría trabajando de nuevo para lo que fue diseñado, dice David Weidner de MarketWatch.

"El crédito a corto plazo solía ser de la competencia principal de los bancos, pero redujeron su participación debido a los cambios del entorno y las nuevas regulaciones que se promulgaron como parte de la Ley Dodd-Frank de 2010. Si está familiarizado con el término "banca en la sombra", es ahí donde se está creando ese nuevo dinero.

Así que el hecho de que esta parte del sistema de crédito esté creciendo lentamente se puede tomar como un hecho positivo. Esto demuestra la inversión de los prestatarios (en su mayoría empresas), y la confianza de los prestamistas (bancos, fondos y otras instituciones).

Eso significa que el reciente aumento de estos productos de crédito es una buena señal de que los mercados financieros se están moviendo de nuevo en el equilibrio. Los inversores y las aseguradoras privadas están regresando para dar un respiro a la Fed.



En el corto plazo, esto es, obviamente, algo bueno. Pero hay un límite. Si observan el gráfico adjunto (arriba), se puede ver que este mercado comenzó a explotar durante los años de la burbuja que condujeron a la crisis financiera y la Gran Recesión. En 2000, se desvió muy por encima de la línea de tendencia (al igual que los precios de la vivienda). En el año 2008, era un mercado 7,5 billones de dólares, sobredimensionado en un 50%, de acuerdo con los estándares históricos.

Hoy en día, el mercado de crédito bancario en la sombra está en 4,12 billones de dólares. Esto sigue estando más de un 40% por debajo de la línea de tendencia. De hecho, esto hizo que el presidente del CFS Lawrence Goodman escribiera en el mismo informe: "el mundo está plagado de una escasez de liquidez en el mercado financiero a pesar de un exceso de liquidez del banco central".

Así que el mercado no sólo tiene tiempo suficiente y capacidad para elevar de forma segura este número, tiene que elevarlo. El peligro viene una vez que el crédito otorgado por bancos en la sombra se acerca o cruza la línea de tendencia a largo plazo. Al ritmo actual, esto no va a suceder hasta dentro de unos años, pero el préstamo se acelerará una vez que las tasas de interés suban y la financiación privada se convierta en la opción más asequible para los prestatarios.

Una vez que el crédito bancario en la sombra cruce la línea, los inversores deben saber que es probable que se acerque el final. También deben tener en cuenta que estas no son instituciones reguladas como los bancos. Así que podrían colapsar en cuestión de meses, semanas o días. También, están ligados a los bancos a través de acuerdos de contraparte que se ejecutan en ambos sentidos.

En última instancia, mantener un ojo en la cantidad de crédito que asumen las entidades no bancarias es un buen indicador para los inversores. Si hay una lección que nos deja la crisis financiera, es que cuando Wall Street comienza a elevar el riesgo, probablemente debería reducir el suyo."

Fuentes: David Weidner

Los mercados alcistas no mueren de viejos

Una larga expansión es un argumento convincente para comprar acciones a pesar de que el PER fuera históricamente alto. Los inversores tienden a estar dispuestos a pagar más por las acciones si perciben que la expansión económica podría durar algunos años más. Cuanto más tiempo tengamos hasta la próxima recesión, más tiempo habrá para que crezcan las ganancias y justifiquen las valoraciones. La exposición anterior fue realizada recientemente por el prestigioso analista y gestor Ed Yardeni.
Yardeni añadió que si una recesión es inminente, las acciones obviamente deben ser vendidas de forma inmediata, especialmente si tienen un PER alto desde el punto de vista históricos. Los mercados alcistas no mueren de viejos, son asesinados por las recesiones.
Yardeni analiza el índice de indicadores coincidentes (CEI) para tener una orientación histórica sobre la longevidad de las expansiones económicas. Los resultados son los siguientes:
- El CEI tardó 68 meses, desde enero de 2008 hasta octubre de 2013, en recuperarse de la severa caída anterior durante 2008 y principios de 2009. Los cinco períodos de recuperación anteriores promediaron 26 meses, en un rango de 19 a 33 meses.
- El incremento medio del CEI tras cada uno de esos períodos de recuperación fue del 18,6%. Si aplicamos ese promedio al ciclo actual, el CEI alcanzaría su máximo en 48 meses más en marzo de 2019. Una ganancia sustancial desde los actuales niveles.
- Los cuatro componentes del CEI (nóminas laborales, ingreso personal real menos los pagos de transferencia, producción industrial y ventas comerciales), están en niveles récord.
Cuáles son las conclusiones de Yardeni:
- Las acciones no están baratas.
- Hay buenas razones para comprar de todos modos.
- La expansión podría durar hasta marzo de 2019.
- Las valoraciones están dentro de los promedios históricos.

viernes, 27 de marzo de 2015

La remuneración de los empleados públicos

Hoy y mañana vamos abordar un tema polémico, muy polémico: la remuneración de los empleados públicos. La causa de la polémica, pienso, es que, tradicionalmente, el tema se ha abordado de forma parcial, sesgada, incompleta. Lo que he escrito lo he elaborado a partir de un estudio realizado por un alumno hace un par de semanas. (Fuente de todos los gráficos:)
Este primer gráfico recoge, por un lado, la evolución del poder adquisitivo de los empleados públicos en España entre 1981 y el 2014; por otro la evolución del nivel de precios. Ambos tomando como referencia el índice 100 en 1981.


Pienso que no hace falta darle muchas vueltas a las conclusiones: desde el inicio de la serie los empleados públicos en España han ido perdiendo poder adquisitivo real de forma progresiva, creciente, continuada; pérdida que se ha acelerado tras las congelaciones y reducciones de estos últimos años.
Podría chocar esta realidad con esa otra que dice que, para trabajos equivalentes, las remuneraciones del sector público son superiores que las del privado; pero pienso que no se produce tal choque: suponiendo que las comparaciones se hayan hecho homogéneamente, lo único que indicaría tal conclusión es que los trabajadores del sector privado habrían perdido más poder adquisitivo que los del público.
El segundo gráfico muestra la evolución acumulada del poder adquisitivo de los empleados públicos desde 1982.


Lo evidente: en estos 32 años los empleados públicos españoles han sufrido una caída en su poder adquisitivo del 38,8%. Una exageración sólo compensada por la facilidad en el acceso al endeudamiento de la que ‘gozó’ la población española desde mediados de los 90 y, sobre todo, desde el 2001.
Las caídas son en cascada, incontenibles, tan sólo se producen pequeñas recuperaciones entre el 91 y el 93 –coincidiendo con el boom olímpico y el de la Expo– y entre el 2007 y el 2009 como eco rezagado de la época anterior.
Los dos problemas fundamentales que experimentan los salarios en España son, por un lado, que, salvo excepcione contadas, de por sí son bajos debido a que lo es el valor añadido generado; y por otro, que la inflación habitualmente ha sido elevadísima y ello ha afectado muy negativamente a unas rentas que, la mayor parte del año, pueden ser consideradas como fijas.



Bien. Introduzcamos otra variable: los salarios totales. El gráfico mostrado a continuación recoge, tomando como índice 100 el valor en 1992, de la evolución en España de losprecios, la mediana de los salarios y el salario público medio.
Ya desde el principio tanto el salario mediano como el salario público ha ido por detrás de la evolución de los precios. Lo fueron antes de la fase del ‘España va bien’, durante dicha fase, y con posterioridad ya en la crisis, de hecho las mayores diferencias se dan durante la crisis. Y curiosamente, la caída en los precios no beneficia ni siquiera mínimamente a los salarios de los empleados públicos debido a la congelación que estos han experimentado. Nuevamente se aprecia que fue gracias al acceso masivo al crédito como pudieron los asalariados introducirse en la fase del consumo masivo, a la vez que son evidentes los problemas que hoy los asalariados tienen para hacer frente a sus deudas.
Como resumen un gráfico aún más demoledor si cabe: la variación del poder adquisitivo de todos los asalariados y de los empleados públicos en España respecto al valor que ambos tenían en 1992 y que se ha igualado a 100.


En 19 años, el poder adquisitivo de los asalariados españoles ha aumentado 19,54 puntos porcentuales, aproximadamente y redondeando a un punto por año, y netamente por debajo de la inflación como anteriormente se ha puesto de manifiesto; pero es que el poder adquisitivo de los empleados públicos por separado se ha hundido la friolera de 34,49 puntos.
Es decir, un empleado público medio que en 1992 percibía 100unidades salariales, en el 2011 estaba percibiendo 65,51 en términos reales. Nótese que en el período 1992 – 2011 han estado gobernando partidos de diferente color.
¿Dónde está el megachollo de ser empleado público? ¿En que el empleo es para siempre?. Eso sólo para una parte, y en todos los casos alguna vez han sido señalados como holgazanes y estigmatizados por ser portadores de una canonjía. Y no, no me estoy reivindicando: la URL es un centro totalmente privado.
En España la valoración que en las últimas décadas se ha hecho del factor trabajo ha sido progresivamente a la baja, ‘compensada’ por la concesión, fuera de toda lógica, de crédito prácticamente ilimitado. Eso ha sucedido en todos los sectores y a todos los trabajadores, pero en el caso de los empleados públicos ha sucedido más. Y eso no se ha reconocido.
Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

jueves, 26 de marzo de 2015

Los 5 gráficos que muestran que Europa está cerca de un boom económico

Dondequiera que miremos en los mercados financieros, hay evidencias de la debilidad económica de la zona euro, mientras que los EE.UU. están en una trayectoria suave hacia la recuperación. Pero si profundizamos en algunos de los datos económicos europeos recientes, hay sorprendentes signos de vida que vislumbran un panorama brillante para el viejo continente.
En primer lugar, el pesimismo. En el mercado de divisas, el euro ha perdido el 20 por ciento de su valor frente al dólar en el último año. En las acciones, el índice S&P 500 de Estados Unidos ha superado al índice Stoxx Europe 600 en más del 15 por ciento cuando ambos índices se miden en dólares; la diferencia a un año está más cerca del 20 por ciento en euros, señala Mark Gilbert de BloombergView. "Y en bonos, las preocupaciones de deflación provocan que los inversores estén dispuestos a pagar un 0,07 por ciento por el privilegio de prestar dinero al gobierno alemán durante cinco años, mientras que Estados Unidos proporciona un 1,4 por ciento.

Y ahora las buenas noticias. Aunque los libros de texto sugieren que la deflación - definida como un período sostenido de caída de los precios - hace que los consumidores retraigan el consumo porque esperan obtener mejores gangas en el futuro, eso no parece estar sucediendo en la región del euro. En enero, los consumidores impulsaron las ventas minoristas un 1,1 por ciento en el mes, superando el incremento del 0,2 por ciento pronosticado por los economistas. La cifra anual del 3,7 por ciento fue el crecimiento más elevado en casi una década, y superó las expectativas de los economistas de un aumento del 2,3 por ciento.
Ventas al por menor


En paralelo con el aumento de las ventas minoristas, la confianza del consumidor también está mejorando a un ritmo rápido. La menor inflación parece estar haciendo que las personas tengan una mayor confianza sobre su futuro económico, en lugar de mantenerlos alejados de las tiendas. Un buen augurio para las perspectivas de crecimiento del producto interior bruto.
La confianza del consumidor


Luego está la encuesta de confianza que la Comisión Europea lleva a cabo cada mes entre 23.000 hogares. Aunque el saldo negativo de la encuesta muestra que los pesimistas todavía superan a los optimistas, la lectura de marzo de -3,7 superó la cifra -5,9 pronosticada por los economistas. Esto refleja una tendencia persistente en los últimos meses: Los economistas han errado continuamente por el lado de pesimista, y las cifras han sorprendido al alza. Por el contrario, los analistas han sido tenazmente demasiado optimistas sobre la economía estadounidense, como muestra el índice de Sorpresas Económicas de Citigroup
Índice de Sorpresas Económicas


En la economía en general, algunos datos sobre la oferta de dinero sugieren que el crédito está a punto de fluir de nuevo. Hace casi una década, cuando Juergen Stark era el principal representante del Bundesbank alemán en el BCE, dijo que su gráfico favorito para obtener una instantánea de la salud de la economía de la región del euro era éste:
Oferta monetaria


El índice mide el cambio en el flujo de crédito en la región, y sugiere que no se ha expandido desde marzo de 2012; pero como las más recientes cifras del gráfico demuestran, el flujo ha vuelto a ser positivo en enero. Esto sugiere que la perspectiva del programa de flexibilización cuantitativa del BCE, comunicado con suficiente antelación, ya ha tenido el efecto deseado.

Este programa de compra de bonos también parece estar influyendo en las expectativas de precios. La medida favorita del jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi, de las perspectivas de inflación utiliza el tipo swap de inflación a cinco años, dentro de cinco años, que mide las expectativas de inflación de los traders y los inversores. Esa medida ha rebotado desde su punto más bajo incluso cuando los rendimientos de la deuda pública han profundizado su caída. La lectura más reciente se sitúa en el 1,7 por ciento desde el mínimo de 1,48 alcanzado a mediados de enero, y se acercaba al 2 por ciento del objetivo del BCE:
Swaps de inflación


"El crecimiento está ganando impulso", dijo Draghi en el Parlamento Europeo el lunes. Tiene razón. La pregunta es por qué - al igual que los economistas de la región - los mercados de bonos y divisas no han tomado nota."

Fuentes: Mark Gilbert


miércoles, 25 de marzo de 2015

Wall Street: En el nivel más caro de la historia excepto en el 2000

Meb Faber Research realizan la siguiente afirmación: Mi indicador favorito "ratio precio medio/ventas" está en el mayor nivel de la historia excepto en el 2000. El ratio se encuentra por encima de 2,0. Los datos señalan que cuando el S&P 500 tiene este ratio por encima de los 1,53 el rendimiento anual es del 0,60%. Si el ratio está entre 0,7-1,53 la rentabilidad anual es del 6,60% anual. Por debajo de 0,7 la rentabilidad anual es del 10,22%.

m