domingo, 8 de enero de 2017

¡Viva la Gran Rotación!

Las siguientes palabras han ocupado decenas de análisis y comentarios en todo el mundo durante los últimos años, y han sido claves en el comportamiento de miles de gestores profesionales: Gran Rotación. Con ellas se define al proceso por el que los inversores, después de años de tendencia alcista en el mercado de bonos, traspasan paulatinamente sus posiciones en el mercado de renta fija al de renta variable.  En el pasado la Gran Rotación ha sido fallida en muchas ocasiones. Los bonos seguían acaparando fuertes posiciones compradoras y aumentando sus precios a niveles que muchos consideran como burbujas. Eso parece que finalmente ha cambiado. Como vemos en el siguiente gráfico realizado por el Deutsche Bank, la capitalización del mercado mundial de valores se ha incrementado a la misma tasa que decrecía el valor del mercado de bonos.


Desde las elecciones de EE.UU. en noviembre, la capitalización mundial del mercado de acciones ha subido en 3 billones de dólares, mientras que la del mercado de bonos mundial ha caído en esos mismos 3 billones de dólares.
Los analistas del Deutsche Bank señalan al respeto “aunque algunos indican a la apreciación del dólar a este diferente comportamiento, la gran rotación sugiere que todo el dinero que ha salido del mercado de bonos desde las elecciones presidenciales de EE.UU., se ha ido al mercado de acciones”.
Si realmente la Gran Rotación está pasando, estaríamos únicamente en sus fases iniciales. Aún quedan muchas posiciones en el mercado de bonos que para no sufrir una tendencia bajista que se aventura larga, tendrán que trasladarse al mercado de acciones. Esto provocará una presión compradora, de hecho ya la está provocando, que apoyará las valoraciones actuales de los mercados y las llevará aún más allá.
Si la Gran Rotación se produce finalmente, a la renta variable aún le queda un fuerte camino alcista que recorrer.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m