lunes, 30 de enero de 2017

La inversión inmobiliaria se mantendrá fuerte en Europa en 2017, pese a la incertidumbre política

Los inversores buscarán oportunidades seguras y orientadas al crecimiento debido a la caída del precio de los bonos
Los alquileres aumentarán entre un 2 y un 3%, y el volumen de inversión un 6%. Se prevé que los alquileres crezcan un 10% en Madrid y un 5% en Barcelona
Asia sucederá a Norteamérica como principal fuente de capitales que circulan hacia Europa El mercado inmobiliario español se posiciona como núcleo de inversión.
Barcelona y Madrid ofrecen un crecimiento equilibrado de la economía y los mercados inmobiliarios, entre otros factores clave.


La inversión en inmuebles comerciales en Europa será elevada en 2017, ya que los precios de los bonos se debilitan y los inversores buscan apuestas seguras pero con potencial de crecimiento, según prevé el análisis de un informe publicado por el equipo de Capital Markets de Cushman & Wakefield.

La compañía líder en servicios inmobiliarios espera que la rentabilidad en zonas prime baje 30-40 puntos básicos en toda Europa occidental, que los alquileres suban entre un 2 y un 3%, y que los volúmenes de inversión en Europa aumenten un 6%. Además, el informe prevé que Asia supere a Norteamérica como principal fuente de capitales hacia Europa este año, aunque los propios países europeos competirán entre ellos, puesto que cruzarán más fronteras en busca de la mejor combinación de crecimiento y estabilidad.

Actualmente, ciudades como Madrid y Barcelona se encuentran en pleno proceso de renovación de sus inmuebles existentes para adaptarse a inversores y ocupantes. Es probable que los inversores internacionales que estén buscando diversificar riesgos consideren asociarse con inversores locales en busca de un beneficio mutuo.

El informe indica que 2017 será testigo de incertidumbres políticas y económicas, a medida que los resultados del referéndum del Reino Unido sobre su adhesión a la Unión Europea o las elecciones presidenciales de Estados Unidos se traduzcan en políticas que comiencen a influir en mayor medida en los mercados. La inestabilidad bancaria se mantiene en Europa y podría surgir en China; mientras que las elecciones en Francia, Alemania y los Países Bajos podrían traer consigo nuevas inquietudes para el futuro de la Unión.

«Predecimos que los próximos doce meses serán un año de "niveles", ya que algunos inversores se centran en ciudades estratégicas de primer nivel, mientras que otros buscan mercados de segundo nivel. Esto suele conllevar cierta aversión a los riesgos macroeconómicos, así que seguirán optando por economías más estables y con una mejor gestión», ha explicado David Hutchings, responsable de estrategia de inversión de Capital Markets de Cushman & Wakefield en EMEA. “Con este panorama, Madrid y Barcelona mantendrán su posición con volúmenes propios de un núcleo internacional de inversión para los mercados de capitales”, añade Ramiro Rodriguez, Director de Research España. 

El informe identifica zonas clave que ofrecen un crecimiento equilibrado, como Alemania –con Berlín a la cabeza– y los países nórdicos, seguidos de España, en concreto Barcelona y Madrid. “España es una atractiva opción para los inversores internacionales, dado que su rendimiento previsto para 2017 mantiene el equilibrio entre la expansión económica, la confianza de los consumidores, la alta demanda ocupacional y el crecimiento del alquiler en todos los sectores” afirma por su parte Reno Cardiff, Socio Director de Capital Markets Business Space en España. Cushman & Wakefield prevé un aumento de los alquileres del 10% para Madrid y del 5% para Barcelona durante este año. Por otro lado, París y Londres seguirán siendo objetivos de inversión, junto con otras ciudades del Reino Unido.

Por su parte, los mercados de Europa Central y del Este cobrarán mayor protagonismo, ofreciendo una ventaja de rentabilidad y un potencial de crecimiento de recuperación. A raíz de la firme recuperación económica, los mercados de esta región europea están respondiendo con un aumento de los alquileres, lo que da lugar a marcadores de precios atractivos en las principales ciudades. El crecimiento del consumo ha superado al del resto de Europa, consolidando aún más la demanda y propiciando el crecimiento del alquiler en todos los sectores hasta el punto de superar la media europea en Rumanía, Bulgaria y Hungría. 

«El riesgo de inestabilidad en la eurozona tenderá a impulsar aún más la rentabilidad de los bonos, lo que podría acelerar la demanda de inmuebles como activo estable y fuente de ingresos con potencial de crecimiento», comenta David Hutchings. 

 
«Los inquilinos buscarán propiedades que aporten valor a su negocio, lo que significa que el valor de mercado de un inmueble será aquel que considere el inquilino. Los inversores de éxito serán los que tomen nota de esta tendencia y busquen aportar valor mediante espacios asequibles y funcionales.», sentencia Hutchings. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m