lunes, 16 de enero de 2017

“El ataque a los bancos centrales deja al oro como la única inversión interesante”

Christopher Mahon, de Baring Asset Management, tiene una convicción muy importante para 2017: será el año en el que la crítica a los bancos centrales por parte de los políticos se convierta en la nueva normalidad, por lo que hay que buscar refugio en el oro.
"Este año es el momento decisivo", dijo Mahon en una entrevista. "Durante siete años, los bancos centrales han escapado en gran medida a la crítica, aunque se podría argumentar que sus políticas han sido bastante inadecuadas en muchos sentidos. Es muy plausible ahora que los políticos se levanten y lancen piedras a los banqueros centrales".
Por primera vez en más de dos décadas, los políticos están invadiendo la autonomía que los banqueros centrales esperando manejar eficientemente el crecimiento.


Donald Trump ha criticado a la Reserva Federal por crear una "burbuja grande, gorda y fea" en el mercado al mantener las tasas de interés cerca de cero.
La Primera Ministra británica, Theresa May, dijo en octubre que debe haber un cambio en la política monetaria del Banco de Inglaterra.
El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, ha sugerido que el Banco Central Europeo comparte las culpas por el auge del populismo en Europa.
Mahon está apostando a que el oro aumentará si la intervención política hace que los bancos centrales pierdan sus objetivos de inflación y crecimiento. En los últimos meses ha acumulado una asignación del 4 por ciento a los lingotes en su Dinamic Asset Allocation Fund, que superó al 80 por ciento de sus homólogos el año pasado.
Jim Rickards, autor del best seller del New York Times, "Currency Wars: The Making of the Next Global Crisis", es aún más optimista: recomienda poner 10 por ciento en el oro.
La intromisión en la política monetaria puede crear problemas porque los políticos y los responsables políticos generalmente no comparten los mismos objetivos. Mientras que los banqueros centrales suelen apuntar a la inflación para mantener el ritmo del crecimiento sin sobrecalentamiento, los funcionarios electos tienden a obtener más votos en tiempos de rápida expansión económica.
"Donald Trump tiene la oportunidad de ganar poder en el consejo de la Fed con nombramientos políticos", dijo Rickards desde Greenwich, Connecticut. "Nunca he conocido a un político que se haya metido en la política del banco central para provocar deflación"
Para aquellos que pierden la fe en los bancos centrales, el oro puede ser el último refugio. Conserva su atractivo como un activo que una vez respaldó el sistema monetario y no puede crearse a voluntad como las monedas y los bonos, dijo Matthew Turner, economista de Macquarie Group.
"El oro solía ser el centro del sistema financiero mundial, por eso tiene una reputación como moneda - pero como una moneda que no es emitida por los gobiernos y no es controlada por los gobiernos", dijo Turner.
La comunidad de inversión está dividida en cómo Trump impactará en los precios del oro. Desde su elección, los gestores de dinero han estado sacando dinero del SPDR Gold Shares, el mayor fondo cotizado en bolsa que está respaldado por el oro, ya que buscan mayores retornos en las acciones. Al mismo tiempo, los inversores minoristas han estado entrando con fuerza en el iShares Gold Trust. Los precios del oro subieron un 6,4 por ciento desde que alcanzó un mínimo de 10 meses el 15 de diciembre.
Mahon, de Baring, que compró su exposición a través de ETFs, dice que si bien el año 2017 es un punto de inflexión, su convicción sobre la politización de los bancos centrales es algo que sucederá durante varios años, haciendo que el oro sea una apuesta segura a largo plazo.
"La crítica a los bancos centrales no será rápida", dijo Mahon. "Será una de esas cosas que lleva muchos años. Comenzamos con esta respuesta tan asimétrica del banco central en 1985 aproximadamente, y se tardaron años para que la gente lo viera como un problema”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m