miércoles, 26 de octubre de 2016

El escenario deflacionista en Europa parece haber acabado…¡bueno para las bolsas!

Ayer comentábamos la primera parte del análisis de situación que recientemente publicó M&G Valores, y en el que se reseñaba que los beneficios corporativos tanto en Europa como en EE.UU. habrían alcanzado suelo. Este será un factor imprescindible para apoyar el próximo movimiento alcista en tendencia de la renta variable. La subida de los beneficios, sobre todo en el entorno europeo, se apoyará a su vez en el fin de un escenario económico deflacionista, el cual ha golpeado a las economías del viejo continente, y a sus empresas, en los últimos años.

M&G Valores en la segunda parte del análisis al que hacíamos antes referencia cree que el fin del escenario deflacionista afectará positivamente tanto a la renta variable como a la renta fija. Veamos:
Los últimos datos de inflación en la eurozona confirman la consolidación de un incipiente repunte de la tasa general de inflación. Después de más de un año y medio fluctuando alrededor del 0%, en septiembre se ha situado en el 0,4% que supone su nivel más alto desde finales de 2014. El hecho de que la tasa subyacente (que excluye energía y alimentos) se mantenga todavía bastante estable parece indicar que de momento el repunte responde fundamentalmente a la subida de los precios del crudo en los últimos meses. Previsiblemente, sin embargo, en los próximos meses se consolidará un suave aumento de la inflación que nos vaya acercando a medio plazo hacia el objetivo del BCE del 2%.

Este movimiento está favoreciendo un cierto cambio de expectativas que tiene su reflejo en los mercados financieros. En particular se aprecia un incipiente repunte en los plazos largo de las rentabilidades de los bonos, más perceptible en EEUU, pero que se ha trasladado también a Europa e incluso Japón. Quizás es prematuro asumir que estamos en el inicio de una tendencia sostenible, pero existen indicios diversos de que la fase de riesgo deflacionista empieza a quedar atrás. No esperamos, en todo caso, un repunte muy intenso en las rentabilidades especialmente en Europa. La situación en la eurozona apunta a un repunte muy gradual de la inflación en los próximos 2-3 años y un crecimiento más bien modesto de la economía. Creemos que las rentabilidades negativas irán desapareciendo poco a poco pero de momento esperamos que se estabilicen en la banda 0,0%- 0,5% en los países “core” y en la banda 1,0%-1,5% en España o Italia.
Las consecuencias para la bolsa europea de unas mayores expectativas de inflación pueden ser también importantes:
- Se refuerza la idea de que los beneficios empresariales estarían tocando fondo tras 5 años de recesión/estancamiento.
- Se aprecian síntomas de que finalmente podemos estar entrando en una fase de mejor comportamiento relativo de la bolsa europea vs bolsa americana dado el fuerte diferencial de valoración.
- Rotación desde sectores defensivos hacia sectores más cíclicos: Industrial, Construcción, Autos, Consumo cíclico, Energía, Seguros, Recursos Básicos y finalmente…. ¿Bancos?
- La fuerte correlación observada en los últimos meses entre el índice sectorial bancario y las rentabilidades de los bonos a largo plazo apunta a que el sector bancario estaría entre los grandes beneficiados de un repunte de las rentabilidades.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m