miércoles, 5 de octubre de 2016

BLACKROCK / “Perspectivas de inversión para el último trimestre de 2016”

Prevemos una subida en las perspectivas de crecimiento económico a escala mundial, aunque también una mayor volatilidad en el cuarto trimestre. Estas previsiones se formulan tras una tregua estival de la volatilidad, unos mercados bursátiles estadounidenses en máximos y un repunte de los activos emergentes. Estamos asistiendo a los primeros indicios de un cambio de tendencia en las rentabilidades del mercado a causa de la reflación estadounidense y del viraje mundial de los estímulos monetarios a los presupuestarios, incluso aunque el efecto económico inmediato sea limitado. Nuestras principales ideas:


  • La política monetaria tiene un límite: prevemos que la Reserva Federal estadounidense presionará con lentas subidas de tipos, al tiempo que otros grandes bancos centrales empiezan a rozar el límite de sus políticas acomodaticias.
  • Rentabilidades reducidas: nuestras previsiones de rentabilidades se encuentran en mínimos para todas las clases de activos desde el estallido de la crisis financiera, si bien creemos que se remunerará la asunción de riesgos en renta variable, determinados instrumentos de deuda corporativa, activos emergentes e inversiones alternativas.
  • Volatilidad: las compras de activos a cargo de los bancos centrales han suavizado la volatilidad y han animado a los inversores a asumir más riesgos, si bien podríamos asistir a breves picos de volatilidad puesto que los límites de la política monetaria se han tornado más claros.
  • Riesgos: las rentabilidades de las acciones y los bonos están presentando una mayor correlación y podrían caer al unísono, mientras el alza de las rentabilidades a largo plazo supone un riesgo extremo que podría derivar en un ajuste indeseado de las condiciones financieras. El principal riesgo político está protagonizado por unas elecciones estadounidenses que polarizan el panorama. Los riesgos a corto plazo en China han disminuido en un contexto de depreciación gradual del yuan y ante el repunte de las exportaciones asiáticas. No obstante, la estabilidad de la moneda china y el incremento de la deuda continúan siendo riesgos a medio plazo.
  • Mercados: priorizamos la deuda pública con duraciones más cortas y determinados bonos del Tesoro periféricos frente a otros instrumentos de deuda pública. Por lo general, nos gusta la deuda corporativa con calificación Investment Grade de la zona del euro, el Reino Unido y Estados Unidos. La deuda emergente nos parece interesante, pero ahora somos más selectivos y vemos más potencial alcista en la renta variable de este universo. Los títulos que reparten dividendos podrían verse presionados por la subida de los rendimientos de los bonos, por lo que priorizamos las empresas que pueden arrojar un crecimiento sostenible de sus repartos.
  •  

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m