jueves, 15 de septiembre de 2016

El mercado de acciones tiene muchas similitudes con 1987

o se lo diga a los inversores del mercado de acciones, pero estamos en medio de la recesión de beneficios más larga desde 2008, según los datos de FactSet, que demuestra que el segundo trimestre de 2016 fue el quinto trimestre consecutivo en el que cayeron los ingresos a nivel mundial. Lo que es peor, las estimaciones indican que van a caer por sexto trimestre consecutivo antes de que finalmente aumenten un 5,6% en el cuarto trimestre de este año.
Pero Jim Bianco, presidente de Bianco Research, sostiene que incluso esta previsión podría ser demasiado optimista. En una nota a clientes esta semana, señaló que los datos muestran que las compañías han estado reduciendo constantemente sus estimaciones de ingresos futuros a medida que se acerca el cierre del trimestre (ver gráfico adjunto vía Chris Matthews en la revista Fortune).



El panorama general muestra que todas las líneas se dirigen a la baja. Pero también hay que centrarse en la línea gris en el extremo derecho. Como se puede ver, en abril, las expectativas de crecimiento de las ganancias para el cuarto trimestre fueron casi el doble de lo que son hoy. Si continúa la tendencia de revisiones bajistas de las estimaciones de crecimiento, hay bastantes posibilidades de que el crecimiento de las ganancias al final del año sea cercano a cero.

Sin embargo, nada de esto se materializa cuando vemos como se han estado moviendo últimamente los índices bursátiles, que a diferencia de los gráficos anteriores son alcistas o, en el peor de los casos, laterales. "Desde 1947, cada vez que las ganancias cayeron por esta cantidad, o durante tanto tiempo, estábamos en o muy cerca de una recesión", escribe Bianco. "La única excepción fue desde mediados de 1986 a principios de 1987".

Si usted recuerda, hubo un evento muy importante que sucedió en 1987: Una masiva caída de la bolsa de cerca del 30% del valor del S&P 500 en sólo cinco días. Bianco sigue:

"El argumento que se realizó en ese momento es que los beneficios de las empresas cayeron en 1986/1987 debido a un colapso de los precios del petróleo que aplastaron los beneficios de las energéticas. Esto es similar a la actual caída de los beneficios".

A pesar de la caída de los beneficios en 1986/1987, los precios de las acciones subieron a nuevos máximos históricos. Lo mismo está ocurriendo ahora. Sin embargo, en otoño de 1987 el mercado estaba claramente sobrevalorado en la mayoría de las medidas y se desplomó, revirtiendo todas las ganancias durante los 18 meses anteriores".

Por supuesto, hay algunas diferencias importantes entre hoy y la década de 1980. La más importante es la tasa de interés, que en estos días, a diferencia de en la década de 1980, se encuentran en mínimos históricos. Como resultado, gran parte de la deuda del gobierno no da casi ninguna rentabilidad. Las empresas que cotizan en los mercados pueden utilizar las bajas tasas de interés para aprobar programas masivos de recompra de sus acciones.

Al mismo tiempo, es poco probable que los beneficios sigan cayendo al mismo tiempo que las acciones están subiendo. "No estamos utilizando esta métrica para sugerir una recesión o una próxima caída de la bolsa", escribe Bianco. "Históricamente, sin embargo, este período muestra una gran cantidad de similitudes con recesiones anteriores. ¿Será esta vez será diferente?

Es posible. Pero cada vez que usted se haga esa pregunta, es porque está en aguas peligrosas.
 
Fuentes: Chris Matthews (Fortune)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m