viernes, 23 de septiembre de 2016

“Cuando los Bancos Centrales dejen de imprimir dinero, habrá un Crash”

Los mercados de acciones y de bonos de todo el mundo se han mostrado confusos en los últimos tiempos. Rara vez han tenido a los inversores tan faltos de convicción. Reina la confusión en cuanto a la futura dirección, y con buenas razones después de los rendimientos espectaculares de los últimos años.
¿Por cuánto tiempo pueden mantener estas rentabilidades los mercados de valores? ¿Hay otra recesión en camino, o por el contrario, es probable que el crecimiento sorprenda positivamente, que sustente las valoraciones actuales? Los puntos de inflexión de naturaleza económica no son fáciles de detectar, pero en este momento se está demostrando más difícil que nunca.

La causa inmediata de toda esta incertidumbre es, sin embargo, bastante obvia. "Es una vez más la Reserva Federal de Estados Unidos, y su disposición a alargar el presente ciclo de ajuste", señala el columnista Jeremy Warner en The Telegraph.

“Es bastante difícil ver cómo la Fed puede evitar tal acción. La inflación subyacente en los EE.UU. está en el 2,3 por ciento. El mercado laboral de Estados Unidos sigue estrechándose, y el crecimiento de la masa monetaria, para algunos un indicador clave, es fuerte.

La Fed debería estar actuando ahora ante la posibilidad de sobrecalentamiento. Las autoridades también están desesperadas por volver a algo parecido a la "normalidad" después de la aberración de las tasas de interés tras la crisis financiera, aunque sólo sea para crearse un espacio para el estímulo monetario cuando la próxima recesión se materializó finalmente. Si hubiera una recesión ahora, no habría muchas herramientas que usar.

No obstante, la letra "R" de Recesión está una vez más en boca de muchas personas. Ningún político querría elevar las tasas ante una recesión inminente, aunque, históricamente, parece que frecuentemente hacen precisamente eso. ¿Va a provocar la Fed una recesión de la economía?

En el último año, la manipulación de los mercados por parte de los bancos centrales ha alcanzado niveles ridículos, mucho más allá de la "flexibilización cuantitativa" que se utiliza para mitigar las primeras etapas de las crisis.

Según Chris Watling, jefe de estrategias de mercado de Longview Economics, una amplia gama de indicadores confirman el mensaje: los riesgos de recesión están aumentando. Y si una recesión se cierne, es casi seguro que significa un mercado a la baja en la renta variable. En todas las recesiones en Estados Unidos de los últimos 77 años, sólo hay una (1945) que no ha sido acompañada de una corrección del mercado de valores.

Para complicar las cosas aún más tenemos un fenómeno cada vez más preocupante - que tanto los mercados de bonos y acciones están siendo apoyados artificialmente mediante la impresión de dinero del banco central. La acción de esta semana del Banco de Japón sólo profundiza el problema. Sin embargo, con el tiempo eso debe terminar, y cuando lo haga, los precios de las acciones a nivel mundial regresarán a la tierra con un crash. Sólo la falta de alternativas parece mantenerlos en el aire.

La situación parece cada vez más precaria e insostenible. La fijación de precios convencional ha desaparecido, barrida por un tsunami de dinero recién creado. A nivel mundial, la mala asignación de capital ya debe estar a la par con lo que pasó en el período previo a la crisis financiera, y posiblemente peor dada la continua acumulación de deuda desde entonces.

Así que, ¿qué podría venir a perturbar esta inestable bonanza? Podría hacerlo un apresurado ajuste monetario de la Fed. La Fed no quiere correr el riesgo de una repetición de 2013, cuando se vio obligada a retirar la restricción monetaria por una reacción adversa del mercado.

Algo similar puede estar ya en marcha. Las condiciones financieras se han endurecido considerablemente desde el verano; el dólar se ha fortalecido, las acciones han caído, por lo menos en los EE.UU., y los rendimientos de los bonos han subido.

El patrón es familiar. Los mercados caen lo suficiente para disuadir a los bancos centrales de subir las tasas de interés. A la Fed le costó mucho abandonar la QE. Y el aumento de las tasas en un cuarto de punto desde cero fue traumático.

Elevar más las tasas de interés puede ser una ardua tarea. Cada vez que la Fed insinúa hacerlo, los mercados contrarrestan la amenaza inclinando la economía a la recesión. Es una bicicleta en la que es difícil bajarse sin romperse una pierna.

Los dos principales candidatos a la presidencia de Estados Unidos prometen estímulos fiscales en caso de ganar. China también se encuentra en un camino de distensión fiscal, al menos por ahora, mientras que incluso en Gran Bretaña hay alguna posibilidad de expansión fiscal en respuesta a la votación Brexit. Esto puede facilitar el camino de los futuros aumentos de las tasas de interés. Pero es imprudente contar con ello. Las tasas han estado demasiado bajas durante demasiado tiempo. Es una receta casi garantizada para un crash.

Fuentes: Jeremy Warner, The Telegraph

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m