jueves, 15 de septiembre de 2016

“BOLSAS o Inmuebles ¿cuál de los dos ofrece las mejores valoraciones?...”

Hablo con uno de los gestores más reputados ¿Bolsa o Inmuebles?. Me deja las siguientes citas: En las últimas tres décadas, las Bolsas y la renta fija han vivido una era dorada. Pero los expertos de McKinsey sostienen que los mercados entraron el pasado año en un entorno de volatilidad y bajas rentabilidades que podría extenderse durante los próximos 20 años. En las últimas tres décadas, los mercados se han visto sacudidos por la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, el estallido de la burbuja de las puntocom, la peor caída diaria de la historia de Wall Street y la crisis de los emergentes de finales de los 90. Sin embargo, en este periodo las Bolsas y la renta fija vivieron una era dorada que podría haber llegado a su fin, dejando paso a dos décadas de pobres rentabilidades. Esta es la principal conclusión de un reciente estudio de McKinsey Global Institute, que aconseja a los inversores que rebajen sus expectativas para los próximos 20 años. La firma señala que entre 1985 y 2014 la renta variable de Europa Occidental y EEUU generó una rentabilidad media anual del 7,9%, incluyendo dividendos, mientras que la renta fija generó retornos medios del 5,9% en Europa. Estas cifras, muy superiores a la media del último siglo, habrían sido posibles gracias a una serie de factores coyunturales.


En el peor escenario, con un crecimiento del PIB mundial cercano al 2,1%, leve aumento de la inflación y unos beneficios corporativos presionados por la competencia de los emergentes, la renta variable de Europa Occidental y EEUU podría generar una rentabilidad media anual del 4%-5%, frente al 6,5% medio registrado durante el último siglo. Sin embargo, las perspectivas serían peores para la renta fija, que podría generar retornos anuales medios de entre el 0% y el 1% para los próximos 20 años.
En un escenario más optimista, en el que la economía global creciese en torno al 3% y los beneficios corporativos iniciasen una recuperación, Mckinsey estima que los principales índices bursátiles podrían generar una rentabilidad media del 5,5%-6,5% durante este periodo, en línea con su media histórica. En cambio, la renta fija ofrecería rendimientos cercanos al 1%-2%. 
Por supuesto, estos cálculos se limitan a medias históricas para índices de referencia. Los ahorradores podrán seguir encontrando oportunidades, pero posiblemente deban ser más cuidadosos y selectivos a la hora de invertir.

Rentabilidad pasada y prevista frente a su media histórica

Y ahora, la referencia a inmuebles: El 47% de los ciudadanos con un patrimonio superior a los 30 millones de dólares (27,6 millones de euros), exceptuando su residencia habitual, aumentará su exposición al inmobiliario en los próximos 10 años.
Así lo pone de manifiesto el informe 'The Wealth Report 2016', elaborado por la consultora inmobiliaria Knight Frank, que analiza tanto las inversiones como las actitudes de los grandes patrimonios (UNHWIs, en sus siglas en inglés), además de las principales tendencias sobre el comportamiento de la riqueza en el mundo.
El estudio refleja que los portfolios de las grandes fortunas están muy diversificados, aunque inmobiliario (tanto residencial como comercial) es su preferencia. De hecho, el 35% de su fortuna está invertida en bienes inmobiliarios.
Por sectores, dentro del área comercial, oficinas, hoteles y centros comerciales son los segmentos favoritos. Sin embargo, a 10 años vista, los activos logísticos serán más atractivos que los centros comerciales para las grandes fortunas.
Asimismo, residencial como inversión, es la primera elección de los UHNWIs y así se mantendrá en la próxima década.
La consultora Knight Frank también publica el Índice Internacional Residencial Prime (PIRI por sus siglas en inglés), que analiza datos de rendimiento de los 100 principales mercados de segunda residencia y lujo del mundo, y que este año incluye cinco referencias españolas (Madrid, Barcelona, Ibiza, Marbella y Mallorca).
Madrid e Ibiza ocupan el puesto 20 del índice, escalando posiciones desde los puestos 32 y 35, respectivamente. Barcelona, Marbella y Mallorca también mejoran en el ranking respecto al año pasado, situándose en los puestos 29, 35 y 47, respectivamente.
Todas las plazas españolas registran crecimiento en los precios, destacando Madrid e Ibiza con un aumento del 5%, por delante de ciudades como Los Ángeles o destinos de segunda residencia como Los Hamptons.
Vancouver encabeza el PIRI con un aumento del 24,5% respecto al año pasado, seguido de Sídney (15%), Shanghái (14%) y Estambul (13%).
En todo caso, Mónaco sigue siendo la ciudad más cara del mundo, con el precio por metro cuadrado más alto; Vietnam el país más atractivo; Meribel el destino de invierno favorito para las grandes fortunas, y la costa dorada australiana la mejor localización para segunda residencia.
***
El precio de la vivienda terminada (nueva y usada) retrocedió un 0,5% en agosto en relación al mismo mes del año pasado y acumula un descenso del 42,1% desde los máximos alcanzados en 2007, según el índice Tinsa IMIE, que constata que el mercado residencial en España sigue inmerso en un proceso de estabilización.
Entre enero y agosto de este año el precio de la vivienda ha subido un 0,2%, frente al recorte del 1,1% que experimentó en los ocho primeros meses de 2015.
Los mayores incrementos interanuales registrados en agosto en el precio de la vivienda se dieron en la costa mediterránea, con un aumento del 6,2% respecto a agosto de 2015, y en Baleares y Canarias (+2%).
Por el contrario, el resto de municipios, es decir, las localidades más pequeñas mostraron una caída en el precio de la vivienda del 2,8% interanual, seguidos de las áreas metropolitanas (-1,5%) y capitales y grandes ciudades (-0,9%).
En el acumulado del año (enero-agosto), el dato de evolución acumulada muestra que las zonas del litoral (costa mediterránea e islas) son los dos únicos grandes mercados entre los cinco analizados con una evolución positiva en los ocho primeros meses de este año.
Así, el precio medio en la costa mediterránea se incrementó un 4,1% entre enero y agosto y un 2,8% en Baleares y Canarias. En las localidades más pequeñas (resto de municipios) la evolución acumulada también es ligeramente positiva (+0,1%).
Por el contrario, el balance de los ocho primeros meses muestra una caída del 0,1% en las capitales y grandes ciudades y un descenso algo más acusado del 2,6% en las áreas metropolitanas.
Según Tinsa, el descenso del precio medio en España desde máximos de 2007 alcanzó en agosto un 42,1%. Por debajo de la media española se situaron Baleares y Canarias, con una caída acumulada del 30,7%, y resto de municipios, con un 38,1%.
Las áreas metropolitanas relevan a la costa mediterránea como la zona que ha sufrido un mayor ajuste durante la crisis, con un 46,5% de caída, frente al 46% del litoral mediterráneo. El descenso desde 2007 en el conjunto de las capitales y grandes ciudades es del 45,4%.
twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero
Moisés Romero

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m