viernes, 6 de mayo de 2016

Cómo el Brexit ayudaría a todos los europeos

El Reino Unido celebrará un referéndum el 23 de junio en el que decidirá si se debe salir o permanecer dentro de la Unión Europea (UE). Él una vez impensable "Brexit" se está volviendo más y más plausible. Es visto por los principales medios de comunicación como un factor de incertidumbre en Europa. Para sus críticos, el Brexit incrementaría el nacionalismo y el proteccionismo. Sin embargo, esos mismos críticos olvidan que la Unión Europea no es una zona de libre comercio.
Por el contrario, Brexit podría abrir nuevas perspectivas para el viejo continente, no dando mayor proteccionismo sino introduciendo una mayor competencia entre los gobiernos.

“Europa necesita más Competencia Institucional”, dice el Ferghane Azihari del Instituto Mises, el principal centro de pensamiento de orientación austrolibertaria .

“Europa tiene una larga tradición intelectual a favor de la competencia institucional. Uno de los primeros pensadores modernos interesados ​​en ello fue el filósofo francés Montesquieu. Comparó Europea con el sistema político de Asia en el "espíritu de las leyes":

"En Asia siempre se han visto grandes imperios; en Europa nunca fueron duraderos. Por lo tanto, el poder siempre debería ser despótico en Asia. En Europa, las divisiones naturales forman muchos estados de tamaño medio en los que el gobierno de las leyes no es incompatible con el mantenimiento del estado; por otro lado, son tan favorables a esto que sin leyes este estado caería en decadencia y se volvería inferior a todos los demás."

Esta fragmentación política europea provoca un pluralismo jurisdiccional, fiscal y regulatorio que es útil en sí misma frente a las leyes que son especialmente dañinas para el comercio. En presencia de leyes onerosas, los ciudadanos podrán justificar "votar con los pies" llevando su capital e industria a un lugar donde los derechos individuales estén mejor protegidos. Este es un mecanismo fundamental para aumentar la prosperidad general. Muchos economistas e historiadores han demostrado que fue uno de los factores claves para la acumulación de riqueza en Europa. El historiador Paul Kennedy escribió en su libro Auge y Caída de las grandes potencias:

"Las consecuencias políticas y sociales de este crecimiento descentralizado, en gran parte sin supervisión del comercio y los mercados, fueron de gran importancia. En primer lugar, no había manera en que tales desarrollos económicos pudieran ser suprimidos totalmente. No existía ninguna autoridad uniforme en Europa que pudiera efectivamente detener esto o el desarrollo comercial; ningún gobierno central cuyo cambio de prioridades pudiera provocar el ascenso y caída de una industria en particular; no había posibilidad de saqueo sistemático y universal a negocios y empresarios para recolectar impuestos. En Europa siempre había algunos príncipes y señores locales dispuestos a tolerar a los comerciantes y sus formas, incluso cuando otros los saqueaban y expulsaban."

Esto es exactamente por qué el proceso de centralización europea es perjudicial. La integración política europea es de hecho un proyecto contra la competencia jurisdiccional. Al igual que muchas organizaciones internacionales, la UE es una manera de que los gobiernos mutualicen sus respectivas soberanías y para que unifiquen sus poderes con el fin de aumentar su control sobre los individuos. El problema es que este tipo de cartelización tiende a aumentar la carga de la política pública.

A largo plazo, la consecuencia de esta falta de competencia sólo puede ser menos libertad, y por lo tanto menos prosperidad. En estas circunstancias, el Brexit sería un desarrollo positivo. Se debilitaría la cartelización política del continente y estimularía la competencia indispensable en Europa.”

Fuentes: Ferghane Azihari, Instituto Mises

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m