viernes, 22 de abril de 2016

Grecia, más que nadie, debería temer un Brexit

Uno de los hechos que más impacto tendrá en los mercados en caso de producirse, es un voto favorable de la población británica a la salida de la UE en el referéndum del 23 de junio. Aunque los sondeos dan la victoria a la permanencia, la distancia entre ambas opciones no es mucha y el número de indecisos es elevado.
Se han analizado con detalle las repercusiones sobre la economía británica y de la UE en caso de un Brexit. Pero los efectos derivados serán muy numerosos. Uno del que pocos habían hablado hasta ahora es la posible salida de la zona euro de Grecia en caso de que el Reino Unido abandone la UE. Así lo creen los analistas de Economist Intelligence Unit, que en un reciente informe señalan: 


"La incertidumbre siguiente a un voto afirmativo de un Brexit pondría una presión insostenible sobre la economía griega con graves problemas de liquidez y en un momento en que también está luchando para hacer frente a una afluencia de migrantes que escapan a la agitación en el Oriente Medio y África"
Según estos analistas Grecia podría salir de la zona euro tan pronto como este mismo verano. Ayer el ministro de finanzas alemán declaró que no es seguro que tenga éxito el plan de rescate griego. ¿Estaba Wolfgang Schaeuble poniendo la venda antes de la herida?
Grecia tendrá que hacer frente a grandes pagos de deuda a mediados de este año, y a esto se le une la crisis migratoria que está sufriendo al recibir miles de refugiados que huyen de las crisis de Oriente Medio.
“Si bien la región probablemente podría manejar un Brexit, un Grexit o una escalada en la crisis migratoria, sería poco probable que pueda navegar con éxito en una situación en la que varias de estas crisis lleguen a su punto culminante al mismo tiempo. Y esto podría suceder tan pronto como a mediados de 2016, cuando los votos decidan si el Reino Unido debe permanecer o no en la UE”, afirma el informe de Economist Intelligence Unit.
Como señala Elizabeth Anderson en The Telegraph, la ola de inmigrantes está ejerciendo una presión insostenible sobre la situación económica griega. En su máximo de 2015, Grecia recibía más de 200.000 inmigrantes cada mes. Aunque se han tomado medidas, muchos dudan que puedan tener efecto en el largo plazo.
El informe referido señala: “Esperamos que el gobierno griego se encuentre con serias dificultades para el alojamiento de los inmigrantes, el procesamiento de las solicitudes de asilo y la devolución a Turquía. Todo esto está ocurriendo en un  momento en el que el gobierno griego está, una vez más, en desacuerdo con sus acreedores internacionales en los términos de su último acuerdo de rescate, y enfrentándose en julio a una gran amortización de bonos. El riesgo de que Grecia sufra una nueva crisis económica es significativo.”
De cualquier forme, en dicho informe se concluye que aunque existe el riesgo, el escenario base es que los británicos terminen finalmente votando a favor de permanecer en la UE, en lugar de arriesgarse a una salida que traería elevadas incertidumbres económicas.
¿Salvaría esto a Grecia? Los autores señalan que no. Creen que el país se verá obligado a salir de la zona euro en los próximos cinco años.
La tragedia griega está muy lejos de su final. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m