miércoles, 9 de marzo de 2016

Se “avecina una tormenta” en la economía mundial

El Banco de Pagos Internacionales - conocido como el banco central de los bancos centrales - advierte que se "avecina una tormenta" en la economía mundial, causada en parte por los gobiernos de todo el mundo que están desarrollando diversas opciones de política monetaria.

En dos notas separadas hace unos días, los economistas del BIS pusieron de relieve el frágil contexto económico mundial y dijo que las tasas de interés negativas podrían llegar a ser una realidad en muchos más países ya que los bancos centrales están buscando maneras de avivar el crecimiento real y remediar el desplome de los precios del petróleo.
"La tensión entre la tranquilidad de los mercados y las vulnerabilidades económicas subyacentes ha tenido que resolverse", dijo el jefe del BIS Claudio Borio. "En el último trimestre, hemos sido testigo de los inicios de esta resolución."

"Podríamos estar viendo no solo signos asilados de esto, sino señales de una tormenta en ciernes que se ha ido acumulando durante mucho tiempo".

En un informe titulado "la calma tensa da paso a la turbulencia," Borio advierte que 2016 ha tenido un comienzo terrible que realmente está volviendo loco a los bancos centrales (vía Lianna Brinded):

"La subida de la tasa de interés de la Reserva Federal en diciembre hizo poco para alterar la tensa calma que reinaba en los mercados financieros a finales de 2015. Pero el nuevo año tuvo un comienzo turbulento, una de las mayores caídas del mercado de valores desde la crisis financiera del año 2008.

En un primer momento, los mercados se centraron en la desaceleración del crecimiento en China y las vulnerabilidades en las economías de los mercados emergentes en términos más generales. El aumento de la ansiedad sobre el crecimiento global provocó un desplome del precio del petróleo y de los tipos de cambio de los mercados emergentes, alimentados con una búsqueda de seguridad en los mercados de renta fija. La turbulencia se extendió a las economías avanzadas, ya que el aplanamiento de las curvas de rendimiento y la ampliación de los diferenciales de crédito hicieron que los inversores ponderaran escenarios de recesión.

En una segunda fase, el deterioro del contexto global y las acciones de los bancos centrales alimentaron las expectativas del mercado de una mayor reducción de las tasas de interés y las preocupaciones sobre la rentabilidad de los bancos. A finales de enero, el Banco de Japón (BoJ) sorprendió a los mercados con la introducción de tasas de interés negativas, después de que el BCE hubiera anunciado una posible revisión de la postura de política monetaria y la Reserva Federal emitiera una guía de prueba de estrés ante unas tasas de interés negativas. Tras unos pobres resultados de los bancos, los precios de sus acciones cayeron mucho más que el conjunto del mercado, sobre todo en Japón y la zona del euro. Los diferenciales de crédito se ampliaron a un punto en el que los mercados se preocuparon por una cancelación de los pagos de cupones de los bonos convertibles contingentes (Cocos) en los principales bancos mundiales.

De fondo tenemos que la creciente preocupación de los inversores sobre las opciones que tienen los bancos centrales para impulsar el crecimiento. Con un espacio muy reducido para actuar en las políticas fiscales y estructurales, las medidas de los bancos centrales están acercándose a sus límites.

El gráfico abajo del BIS resume perfectamente lo mal que se perfila 2016 para la economía global.

La idea de "opciones menguantes" de los bancos centrales es recogida por los economistas del BIS Morten Linnemann Bech y Aytek Malkhozov, que vigilan los efectos de las políticas de tasas de interés negativas adoptadas por los bancos centrales recientemente. Esas políticas, una vez vistas como impensables, se adoptaron a medida que el arsenal de armas de política monetaria era más escaso.

En otra revisión titulada "¿Cómo tienen que implementar los bancos centrales tasas negativas de política monetaria?" los dos escriben:

Desde mediados de 2014, cuatro bancos centrales de Europa han movido sus tasas a territorio negativo.

Estos movimientos no convencionales fueron por lo general aplicados en marcos operativos existentes. Sin embargo, las modalidades de aplicación tienen importantes implicaciones para los costes de mantenimiento de las reservas del banco central.

La experiencia hasta la fecha sugiere que las tasas de política moderadamente negativas se transmiten a los mercados de dinero y a otros tipos de interés de la misma manera que las tasas positivas. Una excepción clave es las tasas de depósitos de los minoristas, que han permanecido aislados hasta ahora, y algunas tasas hipotecarias, que han aumentado perversamente. De cara al futuro, hay una gran incertidumbre sobre el comportamiento de los individuos y las instituciones si las tasas caen aún más en territorio negativo o son negativas durante un periodo prolongado.

Tasas de interés negativas tienen por objeto fomentar el endeudamiento, desalentar la presión al alza sobre las monedas, y ayudar al comercio.

Un puñado de países ya ha dicho adiós al ZIRP, o políticas cero de las tasas de interés, y ha dicho hola al NIRP, o políticas de tasas de interés negativas. El objetivo de las tasas negativas es disuadir a las instituciones de almacenar dinero en efectivo en los bancos y hacer fluir ese dinero hacia inversiones alternativas, estimulando la economía, el crecimiento y la inflación.

Pero las tasas negativas tienen un impacto mucho más amplio en todo el mundo.

Mi colega Ben Moshinsky señaló en su análisis, "La evidencia de que las tasas de interés negativas no están funcionando para estimular el crecimiento mundial es cada vez más difícil de ignorar."

Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra, advirtió en una reunión del G-20 en Shanghai, que mientras que las tasas negativas podrían ser una manera atractiva para un país en particular de debilitar su divisa e impulsar las exportaciones, la economía mundial sufriría en su conjunto.

Ayudan a impulsar la actividad económica en todo el mundo, pero no hacen nada para potenciarla."
 
Fuentes: Lianna Brinded

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m