martes, 8 de diciembre de 2015

Wall Street tiene un problema de 1 billón de dólares y la Fed no lo entiende

Se avecina tormenta en los mercados de crédito. Mateo Mish y Stephen Caprio, estrategas de UBS, han enviado una nota a clientes analizando si las empresas de menor calidad, alto rendimiento y apalancadas podrán refinanciar sus deudas. Las empresas se han emborrachado de deuda tras la crisis financiera, aprovechando un período prolongado de ultra-bajas tasas de interés.
Las empresas de mayor riesgo han sido las grandes beneficiarias. Los inversores, en su búsqueda incesante por activos que proporcionen algo de rentabilidad, se han volcado sobre los bonos de mayor riesgo, lo que permite a estas empresas obtener capital a un coste históricamente bajo.

El problema surgirá cuando estas empresas intenten refinanciar esa deuda después de que las tasas de interés hayan comenzado a subir.


"La pregunta clave es: ¿podrán los mercados de crédito absorber las necesidades de refinanciación de empresas de alto rendimiento de menor calidad y prestatarios apalancados?", dice UBS.


No

La respuesta corta es no. Según sus cálculos, aproximadamente el 35% y el 40% de las empresas de alto rendimiento y apalancadas están en riesgo".

Eso contabiliza aproximadamente 1,05-1,2 billones de dólares de deuda de grado especulativo de baja calidad.

Esa es una gran cantidad de deuda que refinanciar, sobre todo cuando, según UBS, la Reserva Federal ya no está apoyando a los mercados de crédito.

Mish y Caprio argumentan que no es probable que la Fed se embarque en una cuarta ronda de flexibilización cuantitativa para alentar a los inversores a comprar bonos corporativos. Además, el mercado ya descuenta tres alzas de tasas de interés en 2016 y dos en 2017. La Fed también está regulando agresivamente la emisión de préstamos apalancados.

Es probable que lo más correcto ahora sea reducir posiciones en el mercado de financiación apalancada.

Mientras tanto, los prestatarios de riesgo que no pueden pagar la deuda y la Reserva Federal, por su parte, están subestimando las repercusiones potenciales.

No pueden pagar sus deudas debido a que la generación de flujo de caja es débil, y ahora los costes de los intereses están subiendo. Creemos que el consenso en la Fed no entiende totalmente la magnitud de los problemas en los mercados de crédito corporativos y las consecuencias no deseadas de sus acciones políticas. La implicación es que sus acciones serán reactivas, no proactivas - pero sólo el tiempo lo dirá.

UBS sostiene que "la mayor parte del universo de grado especulativo menor calidad se enfrentará a graves problemas de financiación en 2018", y que estas presiones podrían verse incluso antes.

Las presiones vendedoras podrían intensificarse en 2016, especialmente en los segmentos más bajos de calidad del mercado.

Las compañías de energía, en particular, afrontan un momento difícil, con el petróleo recientemente cayendo por debajo de 40 dólares el barril.

En nuestra opinión, la selección sectorial es particularmente difícil - es decir, la búsqueda de lugares donde esconderse no es nada fácil.

Fuentes: UBS - Matt Turner (BI)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m