martes, 8 de diciembre de 2015

Bonos chatarra, la última comparsa de Wall Street, vacían las arcas de fondos, gestoras y bolsistas

"¿Sabe usted que los bonos chatarra han sido la última (o penúltima, que esto nunca se sabe) comparsa de Wall Street? La emisión de bonos de grado especulativo en USA ronda los US$203.800 millones en lo que va de 2015, según Sifma. El descenso de 1,4% frente a igual periodo del año pasado encamina al mercado a su segundo año consecutivo de caída, aunque las cifras siguen siendo altas en términos históricos. Y lo que es más importante: el interés de fondos, fondistas, gestoras, gestores, inversores y especuladores ha propiciado un auge espectacular de las fusiones y adquisiciones en Wall Street, aupando las cotizaciones y los índices. Ahora que el interés comprador decae entre los buscadores de chatarra, de basura, muchos precios de otras tantas acciones se resienten. Hace unos días Matt Wirz y Liz Hoffman escribían en The Wall Street Journal, que Los capitales huyen del mercado de bonos chatarra, con todas las implicaciones y efectos colaterales que ello supone", me dice el CEO de una importante gestora de fondos londinense.


Y todo este desaguisado, uno más, porque la Represión Financiera es tal que los inversores no saben qué hacer, que dirección tomar. En un entorno de tipos de interés muy bajos, los inversores han estado cambiando los bonos emitidos por las empresas más confiables "grado de inversión" para respaldar los negocios de mayor riesgo, cuya deuda paga a los acreedores mayores tasas de interés. (Ahora se revierte el fenómeno).
De acuerdo con Bank of America Merrill Lynch, los inversores sacaron un total de 2.300 millones de dólares de fondos que compran deuda de grado de inversión en la semana al 15 de julio. Es decir, no hace mucho tiempo. Esa, dijo el banco, fue la mayor salida neta desde diciembre de 2013. Al mismo tiempo, los fondos que poseen bonos de alto rendimiento, también conocidos como bonos "basura", tuvieron sus primeras entradas netas en seis semanas, atrayendo 1.300 millones, dijo BofA, citando datos del rastreador de fondos EPFR.
Los bonos de grado de inversión han estado perdiendo admiradores, ya que los rendimientos que se obtienen por la deuda en los mercados secundarios se han vuelto cada vez más pequeños, siguiendo el comportamiento de los bonos del gobierno. El índice de los bonos corporativos grado de inversión de Bloomberg se negocia con un rendimiento del 1,2 por ciento, en comparación con el 4 por ciento que tiene el índice de alto rendimiento equivalente.

En Europa, los bonos "basura" están muy caros y tan sólo dan un poco más de rentabilidad que los bonos de las empresas estadounidenses de primera línea, a pesar de que hay una diferencia abismal de riesgo entre un promotor inmobiliario búlgaro y una empresa estadounidense que está dentro de la lista Fortune 500.

El aumento del apetito por los activos de riesgo vino, en este caso, tras una fuerte semana para los mercados de valores en EE.UU. y Europa, donde el FTSE Eurofirst 300, que hasta mediados de julio habían encadenado siete jornadas de subidas consecutivas.
Poco tiempo después, lo dicho: el caos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m