miércoles, 11 de noviembre de 2015

¿Qué nos dice el mercado de bonos sobre el futuro de las acciones?

El apetito por el riesgo en el mercado de bonos es la clave para el mercado de valores en este momento. Normalmente, los mercados de renta variable y de deuda están estrechamente entrelazados, pero hoy en día esto es más verdad que nunca. Y el mercado de bonos está señalando que el partido está a punto de terminar.
La relación entre los bonos y las acciones es hoy más importante que nunca, porque las operaciones de fusiones y adquisiciones y las recompras de acciones han sido una importante fuente de demanda para la renta variable en los últimos años. Y, en gran medida, éstas han sido financiadas con deuda. Por lo tanto, la capacidad de las empresas para acceder a los mercados de crédito tiene un gran impacto en los precios de las acciones.


"Esto es evidente en el hecho de que, después de la apatía de los inversores por los bonos corporativos en septiembre, los inversores se lanzaron de nuevo a comprar en octubre", señala Jesse Felder, de TheFelderReport.com. "Las acciones se vieron claramente beneficiadas, al anotarse una de las mayores subidas mensuales desde hace bastante tiempo.

El Wall Street Journal informa que el repunte en octubre pone al mercado de bonos corporativos de nuevo en el camino de un nuevo récord de emisiones en el año.

Sin embargo, a pesar de la demanda récord de los inversores por estos fondos, el diferencial de tipos de interés entre los bonos corporativos y los bonos del Tesoro no se ha reducido mucho en el mes pasado. Esto significa que el coste de las recompras y las operaciones corporativas mediante la emisión de nueva deuda sigue siendo más elevado que hace apenas unos meses.

Que estos diferenciales no disminuyan puede ser simplemente una señal de que las empresas están llegando a sus límites de capacidad para pedir dinero prestado y gastarlo en recompras de acciones y operaciones corporativas. Las agencias de calificación ya están señalando su preocupación a este respecto.

De hecho, el apalancamiento de las empresas ha aumentado mucho más allá de lo visto antes de la crisis financiera. Y lo que es más, después de que los impagos cayeran a niveles muy bajos están empezando a subir de nuevo.

Y con la economía mundial en desaceleración, en muchos aspectos cerca de niveles de recesión, es difícil imaginar cómo estas tendencias se pueden revertir.

Por último, parece que el mercado de valores podría haber reaccionado de una manera exagerada a la recuperación del mercado de bonos corporativos. El "indicador del miedo" en los mercados de bonos ha caído mucho menos que el de las acciones.
Cuando esto ha sucedido en el pasado, ha mandado una señal bajista al mercado de valores.

En última instancia, parece que estamos en las últimas etapas de este ciclo de crédito. Las empresas se han apalancado hasta un grado sin precedentes y las rebajas crediticias y los defaults están subiendo desde niveles muy bajos. Los diferenciales llevan ampliándose desde hace un año.

En caso de que continúen estas tendencias, cada vez hay más empresas que comienzan a tener dificultades para acceder a los mercados de crédito. Y debido a que las recompras de acciones y las operaciones corporativas han sido un componente crítico del mercado alcista en la renta variable, el potencial fin del ciclo de crédito podría significar exactamente lo mismo para el ciclo de las acciones."
Fuentes: Jesse Felder, TheFelderReport.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m