lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Por qué los inversores están preocupados por otra recesión en Estados Unidos?

Han pasado más de seis años desde la última recesión de Estados Unidos, y la gran pregunta que se hace el mercado es ¿estamos cerca de otra?

Hay un gran grupo en Wall Street, los llamados "sell-side", que todavía no pueden convencer a sus clientes de que es inminente una subida de tipos. Tal vez porque, hasta ahora, sus predicciones han fracasado desastrosamente.



Cerca de siete años después de que la Reserva Federal recortara las tasas a mínimos históricos, todavía estamos en esos niveles de casi cero.
Aquellos que invierten en el momento en el que la Fed subirá tipos, los gestores de dinero, creen que es probable que las alzas suban en marzo. Es difícil culparles por sus errores. Se han equivocado demasiado en predecir que la subida de tipos era inminente.

Pero, esta vez, los gestores de dinero no sólo están preocupados por un posible error, sino también por algo más siniestro. ¿Y si la recuperación de Estados Unidos - hasta ahora bastante robusta - llega a un abrupto final el próximo año?

Si se materializa otra recesión, las tasas de interés pueden podrían caer aún más con el fin de apoyar a la economía.

"Hay muchos catalizadores potenciales para una recesión", señala Peter Spence en un artículo en The Telegraph.

"Algunos apuntan a un período anormalmente largo desde la última recesión en Estados Unidos. La economía ha disfrutado de un periodo libre de recesiones de más de seis años. Tal vez, simplemente toca una.

La creciente brecha entre las previsiones de los gestores de dinero y los analistas se puede explicar de manera sencilla: los inversores están preocupados porque se están acumulando los riesgos bajistas para la economía mundial.

A pesar de esto, la mayoría de los analistas sell-side todavía están convencidos de que Janet Yellen, la presidenta de la Fed, subirá tipos en diciembre.

El mercado está dando una probabilidad de una entre tres a una subida en 2016. Los mercados de deuda están dando una probabilidad del 42% a una recesión en el próximo año, según JP Morgan. Ene Loeys, estratega del banco estadounidense, dice que una probabilidad del 25% de una recesión técnica a finales de 2016 sería un pronóstico más realista.

Torsten Slok, economista jefe internacional de Deutsche Bank, dice que "las recesiones se producen generalmente por una serie de importantes desequilibrios en la economía". Normalmente, estos se dividen en tres campos:

La primera es que el sistema financiero se resquebraja, tal y como sucedió con la crisis de 2008.

La segunda categoría de recesión es cuando las economías sobre-invierten durante demasiado tiempo, como fue sucedió en Estados Unidos en la década de 1990.

Por último, las economías pueden consumir en exceso. Este es sin duda el riesgo de hoy para muchas economías de mercados emergentes - y a su vez para EEUU.

Y todas las miradas están centradas en China y el miedo a un desplome económico. La transición desde su legado comunista, alejándose de la fabricación en masa, no ha estado exenta de dificultades.

Beijing está tratando de gestionar un menor crecimiento. Algunos economistas temen que los políticos no puedan gestionar este proceso sin problemas, y como resultado China pueda sufrir un "aterrizaje duro".

La Fed ya citó el nerviosismo alrededor de China como una razón para mantener sus tasas de interés. "Las incertidumbres en el extranjero... pueden restringir la actividad económica", advirtió el mes pasado.

Para EE.UU., el mayor riesgo es el impacto en la demanda mundial. Si China deja de ser el centro neurálgico de las exportaciones mundiales, EE.UU. podría entrar en un estado de shock.

El economista jefe internacional de Deutsche Bank es más optimista. "El comercio es una pequeña parte del PIB de Estados Unidos, y el shock actual para las próximas exportaciones se desvanecerá en los próximos trimestres", dice.

"No veo señales de desequilibrios, en todo caso tanto el consumo como la inversión han estado demasiado débiles en toda esta expansión. Como resultado de ello, sigo creyendo que no sufriremos una recesión hasta dentro de varios años".

JP Morgan acepta que es "muy difícil" pronosticar la próxima recesión antes de que llegue. Finalmente habrá otra recesión, y una razón para la misma, pero tal vez los que esperan un catalizador de fuera de los EE.UU. están mirando en la dirección equivocada.

Ninguna de las expansiones de Estados Unidos de los últimos 40 años murió en de vieja en la cama, todas fueron asesinadas por la Reserva Federal. Y es que los bancos centrales, en un esfuerzo por combatir los signos de la inflación, elevaron los tipos de interés demasiado rápido e inadvertidamente provocaron recesiones económicas.

Johnny Bo Jakobsen, analista jefe de Nordea, espera que la Fed actúe con cautela y progresivamente una vez que comience a subir las tasas.

"Sin embargo, estamos cada vez más preocupados porque la estrategia de salida de la Fed podría tener más dificultades", dijo.

Si el banco central se mueve demasiado rápido - elije elevar las tasas muchas veces en rápida sucesión - podría fácilmente poner freno al crecimiento, e incluso podría causar que la economía nacional se parara por completo.

Pero el banco central podría incluso no ser el culpable. Si existen signos de importantes presiones inflacionarias se podrían desencadenar miedos de que la Fed esté cayendo detrás de la curva. El coste de los préstamos y el dólar repuntarían con fuerza.

Ambos escenarios podrían causar turbulencias en las economías emergentes con altos niveles de endeudamiento. Muchos de los que han corrido hasta la deuda significativa denominada en dólares ya se encuentran en un estado precario como consecuencia de la debilidad de China.

Con la economía mundial en un estado tan precario y tanta incertidumbre alrededor de cuando vendrá la próxima recesión - y de dónde vendrá - no es de extrañar que la Fed se haya mostrada tan reacia a elevar las tasas de interés.

Cuando finalmente llegue la crisis, los banqueros centrales no querrán ser los únicos que tengan la culpa."

Fuentes: Peter Spence (The Telegraph)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m