lunes, 26 de octubre de 2015

La delicada situación del sector bancario europeo, motivo de fondo para lanzar una nueva QE

La música la ponen los bancos centrales y los mercados financieros bailan al son de ella y de la intervención directa de autoridades y grandes instituciones. Presentan un comportamiento psicológico bipolar derivado de la inestable realidad económica y de las actuaciones y declaraciones de intenciones de autoridades y bancos, con impacto directo sobre la psique de unos inversores acechados por la complicada coyuntura económico financiera global. La FED comenzó a lanzar la amenaza del TAPER (retirada del QE) en primavera de 2013 pero no consiguió hacerlo efectivo definitivamente hasta octubre de 2014. Aún hoy no es definitivo, la FED ingresa alrededor de $100.000 millones al año en intereses devengados por los activos en su balance, que reinvierte. Hay voces descontando un QE-4.También comenzó hace casi un año a advertir una subida de tipos inminente, hasta hoy imposible, y previsiblemente aplazará la decisión para 2016, por motivos que venimos explicando en distintos posts. Después de gran reticencia e impostura germana, el BCE lanzó en marzo 2015 su programa de compra de activos -Euro QE- inicialmente previsto para perdurar hasta septiembre de 2016.


La delicada situación del sector bancario europeo es quizá uno de los factores más inquietantes y motivo de fondo para lanzar programas de ayuda, encubiertos vía QE.
En una región económica tan bancarizada como la europea, la mayor del mundo, es imprescindible sanear al sector “whatever it takes“.
El gigante Deutsche Bank es el banco alemán de referencia, repleto de problemas y apalancamiento, un dinosaurio enfermo comentado la semana pasada en este post, que lidera a otros del tipo de Commerzbank en peor situación y cotizando aún por debajo de los mínimos de 2009.
La banca italiana es paradigmática en gestión deficiente e insolvencia, la griega está quebrada y la española, francesa… sufren un combinado letal de sobre capacidad, endeudamiento alto y muy escasa rentabilidad.
Son realidades incómodas sobre un sector clave, que se intensifican ante la aparición de sorpresas menos esperadas como la del banco suizo Credit Suisse, que acaba de presentar unos resultados realmente decepcionantes… 
  • Net income missed third-quarter estimates by more than 9%, dropping 24% from a year ago.
  • Fixed-income sales and trading revenue plunged 53%,
  • Pretax earnings in private banking/wealth management tanked 31%.
… y se ha visto obligado a anunciar un plan de reestructuración profunda del negocio, incluyendo detalles como el despido de miles de empleados o la venta de acciones para “levantar” $6.300 millones y fortalecer su base de capital. 
CREDIT SUISSE semana

CREDIT SUISSE semana







Ironías de los mandatarios… en vista del éxito alcanzado en los 7 meses de Euro-QE-en inflación, PIB y reparación de balances bancarios- el Sr Draghi anunció ayer la posibilidad de ampliarlo si fuese necesario, quizá en diciembre, coincidiendo con la fecha que baraja la Sra Yellen para subir tipos USA (coordinación global de banqueros?). 
ETF EUROSTOXX-BANKS semana
ETF EURO BANKS, semana







Y el mercado de acciones respondió de inmediato a la noticia, furiosamente al alza, con subidas superiores al 2% en las plazas europeas y muy cerca de ese porcentaje las americanas.
La caída de las cotizaciones del pasado verano fue intensa y la recuperación de precios desde los mínimos de finales de septiembre también intensa pero aún insuficiente para modificar lecturas técnicas o descartar escenarios.
EUROSTOXX 50, diario
ETF EUROSTOXX 50 diario







Los Bancos Centrales no saben a ciencia cierta el desenlace final del experimento masivo que están llevando a cabo y también desconocen cómo y cuándo regresar a la normalidad y lo peor, no disponen de Plan B.
La música de los bancos centrales sigue sonando, ahora algo más fuerte, pero cada vez suena menos limpia, menos nítida y con más interferencias. Música menos melodiosa, más house y más alta.
Saben, como todos nosotros, que están alentando la generación de burbujas y que han causado grandes distorsiones en los mercados, saben que si los tipos de interés cotizaran en su zona media histórica, se produciría un desplome o crash inmediato de las bolsas, impagos corporativos masivos y quiebra de grandes países.
Una realidad que invita descontar que los tipos de interés bajos están para quedarse, independientemente de algún intento o guiño de normalizar… siempre y cuando la inflación lo permita como hasta el momento.
Factores que típicamente anticipan presión inflacionista, como giro al alza decidido en la velocidad de circulación del dinero, presiones salariales o rápida recuperación del precio de las materias primas, hoy ausentes, serán considerados por el mercado con gran inquietud, por las autoridades con cierta histeria.
Mientras tanto, los 30 bancos más grandes del mundo, denominados sistémicos, controlan el 52% de los activos globales, el 40% del préstamo y más del 94% del mercado de derivados. A medida que crecen las dudas sobre la estabilidad económica y financiera, y la volatilidad, estos gigantes too-big-to-fail paradójicamente crecen más, manipulan mejor los mercados e influyen más en las decisiones de las autoridades.
Los índices de bolsa, las divisas y también el Oro están respondiendo a las palabras del mago Draghi se forma rápida y relevante. Especial impacto técnico en el Euro, cuya caída se muestra contundente y ha introducido lecturas… (reservado). 
www.antonioiruzubieta.com  Información en cefauno@gmail.com
 Twitter: @airuzubieta

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

m